Basado en hechos reales

33924_10150273458070293_5475639_n1
Lo que voy a contarles hoy es verdad y prometo que pasó tal y como lo cuento. Les pongo en antecedentes: me invitan a una casa en La Moraleja, un tipo celebra una cena especial y quiere montar una decoración diferente. Se ha enterado de que hago tocados y… oh! what idea! se le ocurre llenar su salón con mis creaciones. 
Imagínense mis ojos echando chispas de ambición, fantaseando con un montón de señoras de alta alcurnia peleando por mis tocados. Así me pasé varias noches mientras trabajaba como una posesa poniendo precios, cosiendo y haciendo los sombreros más finos de todo el planeta.  
Hasta que llegué. Ahí se acabó mi american dream. Aquello estaba lleno personas cuya media de edad rondaba los setenta años. Unos camareros de blanco se afanaban en rellenar copas rebosantes de Margaritas y daikiris. En la esquina, varias botellas de Moët&Chandon. Ellas vestidas de Roberto Verino, mucho Loewe y Naulover. Ellos con chinos XXL y camisa Ralph Lauren. No hacía falta ser un lince para percatarse de que aquél no era mi público. 

No crean que me achanté. Ahí que me puse a plantar tocados y pamelas por todas partes. Y entre daikiri y copa de champán, los invitados se iban acercando: “¿los haces tú? ¡qué bonitos!”, “¿Qué estudias?”, “¡Qué mona! ¿Cuántos años tienes?”… Yo repetía a todo el mundo lo de que estoy casada y tengo un hijo, que da mucho caché, pero ni por esas. Y lo peor era explicar lo de Internet. Imposible que entendieran que mi tienda era online, y es que pobres, no me las imagino dándole al click para comprar alguno de mis turbantes…

No es que fuera una mala noche, ¡qué va! Hice buenos amigos, me bebí mis margaritas, probé un foie delicioso, conseguí que un banquero jubilado se probara a Ginnie Maddox, y tuve una conversación interesante sobre moda y decoración con dos señoras hasta las tantas. Pero no fue precisamente una noche de negocios. Cuando estaba recogiendo el chiringo se acercaron un par de invitadas con las pamelas más grandes. “Te las compramos”. Sé que fue por caridad y en otra ocasión no hubiera aceptado el trueque, pero se las cobré muy digna y salí pitando cargada de cajas.

¿Por qué les cuento todo este rollo? Para que aprendan. Muchas veces nos surgen ocasiones que a priori parecen interesantes o una gran oportunidad, y hay que aprender a discernir las buenas de las que no lo son. Como emprendedora, he asistido a mercadillos, ferias y saraos que me han tenido en vilo mucho tiempo para no sacar beneficio. Eso es perder el tiempo, señores. Y aquí estamos para llegar a fin de mes.

A veces, nos dejamos llevar por películas que nos montamos en la cabeza (sí, lo visualizo, me lo van a quitar todo de las manos!!), pero hay que poner distancia y tener claro:

 Cuál es mi público

 Cuál ha de ser mi beneficio para que me salga rentable (no tiene por qué ser económico, pueden ser contactos, publicidad… pero tiene que compensar).

 Establecer cuánto vale la hora de trabajo (¿que no lo saben? ¡¡¡¡CLICK AQUÍ!!!!!)

Al principio uno comete muchos errores. Que sí, que mucha margarita y mucho foie, pero mejor con amigos y no después de tres días sin dormir por hacer un montón de tocados que me traje a casa de vuelta. Todo tiene su parte buena, pero empieza un nuevo curso, y hay que estar preparados.

¡¡Sean felices!!

19 comentarios

  • 5 septiembre 2013

    Bueno piensa en los margaritas y daikiris gratis ;D Muy bueno consejo, pero es tan fácil montarse películas.

    Ánimo guapa!!!!!

  • 5 septiembre 2013

    Pero..ehh ¡que te quiten lo bailao! Los tocados ya los tienes hechos para otra ocasión y has descubierto que has aprendido, y encima nos lo puedes contar!

  • 5 septiembre 2013

    Creo que ese es uno de los primeros errores de novata. Yo llevo casi un año "claborando" con una empresa a la que le hago una publicidad buenísima por pringada.

    Otra de las cosas que hay que aprender es a explicarle a tus amistades que, aunque seas tu propia jefa y trabajes desde casa, normalmente a las 11 de la mañana estás trabajando y no te puedes poner de charleta…. Bss!!

  • 5 septiembre 2013

    Bueno, aprendiste otra lección y lo mejor de todo el buen humor con el que sabes tomartelo todo!

  • 5 septiembre 2013

    Yo también me habría montado la película!! jajajaja no hay nada malo en ello, ha salido mal y bueno…no te digo que no te volverá a pasar, pero al menos ya te puedes oler el percal en caso de que te ofrezcan algo similar. La próxima vez pregunta la media de edad del público que asistirá al evento…Pero ya te digo que yo habría caído igual!!

  • 5 septiembre 2013

    Me ha encantado esta entrada. Creo que tienes razón, muchas veces la ilusión nos puede y hacemos como la lechera en su cuento. Pero creo que de todo se aprende… lo importante es aprender a distinguir.

    Disfruta mucho del día. Bss

  • 5 septiembre 2013

    Genial!!!!

    Me encanta el post de hoy!! No es oro todo lo que reluce, y como tu dices, hay que aprender a identificar las oportunidades de las pérdidas de tiempo…

    Un besazo!!
    Mónica

  • 5 septiembre 2013

    Nunca se sabe donde puede estar la mejor oportunidad, o donde puedes conocer al amor de tu vida, así que si vas con una sonrisa por delante seguro que algo bueno acaba saliendo, aunque como en este caso fuera el comer foie 😉 y sino siempre será una buena historia para contar a pajarito. Pero si, hay que estar atenta. Un beso

  • 5 septiembre 2013

    PAra mi TODO tiene un lado bueno. Quizás no vendiste (y era a lo que ibas) pero nunca sabes si esa abuelita de 70 se quedó con tu cara y ahora mismo le está hablando a su nieta de ti y te va a encargar su tocado de novia y lo verán sus amigas y las amigas de las amigas. Lo importante es hacer las cosas con ilusión y si tenemos que llegar a fin de mes un pelín mas ajustado pues…eso! Besos y eres una campeona. Cuando quieras yo te invito a un mojito

  • 5 septiembre 2013

    Muy buen post 🙂 De todo se aprende.

  • 5 septiembre 2013

    Jajaja, me he reído imaginándote allí, gracias por tus consejos.
    Sololeal

  • 5 septiembre 2013

    Aix…de todo se aprende, pero de coraje corajito. Un beso flor.

  • 5 septiembre 2013

    Ainss pero que identificada me siento…no hace mucho que empecé con esto de la "moda Vintage" y al principio asistía a todos los mercadillos que podía…mi producto es precioso, muy buena presentación si…pero un público muy específico y limitado…ahora me lo pienso bien antes de acudir a cualquier sitio!

    Saludos desde Gelolas Vintage

    http://www.modaonlinegelolasvintage.com/blog

  • 5 septiembre 2013

    Te aseguro que es uno de los mejores y más sinceros posts que he leído en muuuuucho tiempo. Ante todo rentabilidad en tu trabajo y, como dices tú, no sólo económico.

    Un saludo y gracias por compartir tu historia.

    http://www.ohfimmo.com

  • 5 septiembre 2013

    Menuda historia! Si me llega a pasar a mi a lo mejor, termino bebiéndome toda la barra libre de margaritas para no pensar en lo que podía ser y no fue…Pero de todo se debe sacar una moraleja.

    Y mil gracias por contarnos estas cosas que te pasan, es la razón por la que estoy tan enganchada a tu blog!

    Un beso.
    http://www.bysophie2012.blogspot.com

  • 5 septiembre 2013

    Hola!!
    Yo siempre he pensado que las horas de las artesanas se pagan a precio de "p…" y con perdón.
    Pero por mucho que des explicaciones la gente no acaba de comprender que nuestro trabajo lleva mucho tiempo y dedicación.
    Saludos.
    Mercedes.
    cocoon-mer.blogspot.com.es

  • Anónimo
    28 septiembre 2013

    Me parece una desagradecida total. Para lograr algo hay q trabajar.no siempre se consigue lo q uno quiere.

  • 19 enero 2016

    Revisando las webs que habían compartido mi app Calculadora Freelance he llegado aquí y ni recordaba que la mencionasteis en 2013 y por lo que vi ni te di las gracias… ¡Que desastre! Así que dos años y pico después ¡mil gracias por compartir mi aplicación y espero que sirva a muchas lectoras! 🙂