Boda en el mar

AYUNTAMIENTO-241
Conocí a Judith en mi taller hace dos años. Vino con su novio (Dani, un amante de las bicicletas), y una flor en el pelo, y nos entendimos desde el primer momento. Ella vendía mis tocados en su preciosa tienda de Menorca y desde entonces nos escribíamos para ver cómo nos iba la vida, nuestras cosas del amor y de la vida emprendedora.
Cuando me dijo que se casaba supe que sería una novia especial, y lo confirmé cuando vi su vestido, sencillo y ligero, y empezamos a pensar qué podía llevar en el pelo. Ayer me mandó las fotos de la boda y me emocionó verla tan feliz y tan guapa, con Dani y su pajarita, y una fiesta íntima y especial que celebró en casa de unos amigos. Pero ella lo cuenta mucho mejor…
“El diseño de la boda fue facilísimo, queríamos algo muy íntimo, pero bonito, y empezamos a mirar casas rurales para la celebración. Aparte de ser carísimas, solo éramos unas cuarenta personas… nos parecía un ambiente demasiado grande para tan poca gente. Así que contándoselo a unos amigos de Madrid que tienen casa en Menorca, nos la ofrecieron para celebrar la boda… ¡la casa está para disfrutarla! nos decían. Fue su regalo de boda, ya ves: el sitio perfecto.

Sabiendo ya el sitio, empezamos los preparativos, montamos e hicimos todo nosotros, las guirnaldas, accesorios, el photocall, las luces… ¡hasta el mínimo detalle estaba personalizado! Fueron meses de  manualidades  y  photoshop, pero quedo todo perfecto y como lo queríamos.

Un día haciendo un pedido de verano para la tienda vi mi vestido perfecto. Compré un par en rosa palo para tener en la tienda, y yo me lo quedé en crudo…. era sencillo, ligero, con aire romántico… ¡muy de mi estilo! Para darle un toque más de novia le cosimos pedrería en el hombro y le pusimos una  cinta de raso en la cintura.
El día de la boda salió todo perfecto, no tengo palabras para describirlo… Al  acabar la noche, con los calores de un 21 de septiembre en el Mediterráneo ¡acabamos todos vestidos en la piscina!
Al día siguiente casi todos los amigos nos enviaron whatsapps de agradecimiento, pero hubo uno que nunca se me olvidará: Nos habéis dado a todos una gran lección, que con poco se puede hacer mucho. Nadie se alegra de esta crisis, pero creo que nos quiere enseñar eso, a valorar más las cosas, a usar la imaginación, que no hace falta mucho para tener una casa, una boda o una tienda bonita… porque al final con imaginación, cariño, y ganas se puede hacer todo”. 

♥  Fotos: Nuri Seguí ♥
♥  Tocado: Lucía Be ♥
♥  pompones y cake topper: UBO shop ♥
♥  Resto: hecho en Menorca con amor ♥

20 comentarios

  • 29 noviembre 2013

    Que boda mas bonita!!! Como bien dice demuestra al 100 por 100 que con poco se puede hacer mucho!!!!

  • 29 noviembre 2013

    Que boda mas bonita!!! Como bien dice demuestra al 100 por 100 que con poco se puede hacer mucho!!!!

  • Marta Gil
    29 noviembre 2013

    Me encanta la boda, y me parece mucho más especial y bonita sabiendo que fue de bajo presupuesto y que tuvo tanta implicación, cariño y detalle por parte de los novios.

  • 29 noviembre 2013

    Una boda preciosa y seguro que muy entrañable

  • 29 noviembre 2013

    Me encanta, se respira una boda % sin tener que hacer cursos ni ná, sólo el amor y el buen gusto, no hace falta mas, un abrazote

  • 1 diciembre 2013

    Qué preciosidad de vestido, me ha encantado!

  • 2 diciembre 2013

    ohh! me encantan este tipo de novias especiales, que no necesitan demasiados elementos externos, para sentirse increiblemente bellas en su gran día!
    y el novio genial! el coche…todo!
    me gusta mucho,
    el tocado super acorde con el vestido, vamos un 10.

    besos

    CArol

  • 4 diciembre 2013

    Una boda preciosa! Me encantan los detalles y el estilo marinero! Preciosa de verdad!