Cómo elegir el zapato perfecto para una novia

He ahí la cuestión. Porque sí, el vestido que sea precious, y el catering que me pongan las bolas de foie y daiquiris varios, el fotógrafo que me saque sin posar y los pajes que no la líen y… ¿Quién se hace cargo de tus pobres pies? ¿Esos que tienen que resistir todo el día, que lo darán todo en la pista y aguantar mecha sin medio dolor?

Bien lo sabe Andrea Amoretti: “Empieza por los zapatos” es el título de su segundo libro, que les recomiendo muchísimo si quieren descansar y encontrar luz y sobre todo, calma, en esto del estilo. Se trata de darle a los pies la importancia que merecen, de dártela a ti misma.

De construir una base, y encontrar ese par perfecto con los que bailar, correr, pasear e incluso poder seguir llevándolos el resto de tu vida aunque no vuelvan a vestir de blanco.

Mis recomendaciones:

  • Piensa muy bien el tipo de zapato que quieres: no es lo mismo casarte en la playa que en la ciudad en pleno invierno. Y tienes que estar cómoda siempre.
  • Cuanto antes, mejor. Mira que las prisas no nos hacen mucha gracia, pero para esto de los zapatos es mejor un poco de ansia. Porque así puedes tenerlos en las pruebas del vestido y ajustar el largo, y también para sacarlos un par de veces y hacerte a ellos antes de estrenarlos.
  • Casarte es la excusa perfecta para hacerte con ESOS zapatos. Y cuando digo ESOS, sabes a lo que me refiero. Esos que te hacen feliz. ¿Unos salones de Chanel? ¿Las alpargatas de Lucía Be? …
  • Si te cansan los tacones, prueba a combinar dos y calzarte algo cómodo para la fiesta. Como nuestra novia Belén, que se puso sus Converse para darlo todo en la pista. 
  • O… directamente cásate en bailarinas o zapatillas. ¿Por qué no? Ya sabes: sé la novia que quieres ser.

  • Sea lo que sea, que se ajuste perfectamente a tu pie. Elige bien la talla, pruébate, y si compras online, asegúrate de leer bien las medidas e instrucciones. Nosotras tenemos las medidas de la planta en todos nuestros modelos, pero siempre te aconsejamos qué pedir: nuestras bailarinas dan la talla perfecta, pero las alpargatas es mejor pedir un número menos del que uses habitualmente. Por eso la antelación, para poder afrontar cambios sin problemas. 
  • Si son versátiles, mejor. Para poder utilizarlos luego y acordarte de aquella noche en la que bailaste con tu amor bajo las estrellas. ¿Cursi? Naaaaa…
  • Algunos trucos para aguantar los tacones: la cuña es una gran aliada porque parece que camines en plano aunque te suban los cm, puedes probar con un tacón ancho también. Hidrátate bien los pies para evitar rozaduras. Y puedes probar a untar crema hidratante en el interior del zapato para que ablande el material (¡resultados probados!). También puedes tirar de las famosas almohadillas (click google), las llevas en el bolso y aunque no hacen milagritos, si hay dolor, alivian.

Marcas que nos flipan:

  • La nuestra, cómo no. Y aquí el poquino de spam, pero es que nuestras alpargatas son cómodas y blanditas, en ese rosa suave tan nuestro, una cuña alta y con tres lazadas para que las puedas combinar. Y nuestras bailarinas de ballet, tanto para damitas como para novias aventureras, o… las zapatillas de la novia. Para huir si la ocasión lo requiere 😉 Aquí todos los modelos disponibles. En 48 horas los tienes en casa y puedes cambiar de talla sin problema.
  • Mint and rose es nuestra marca favorita. Porque compartimos valores de hecho en España, de lo artesano, y porque sus colecciones son siempre preciosas. Arlena trenzado en negro. No digo más.
  • Marián Loves Shoes. Zapatos únicos y… ¡pintados a mano! imagínate: esa fecha importante, cuándo os conocisteis, un dibujo especial… yo quiero mucho a Marián pero es que encima todo lo que hace es mágico. En serio, pasen por su perfil. 
  • Malababa. Fedecuqui en glitter para mi aunque no me case. ¡¡¡¡¡¡¡YA!!!!!!!
  • Vestiaire collective. Si quieres Chanel, Valentino, Miu Miu… y no te alcanza el presupuesto, prueba a ver en esta web de segunda mano. Vintage bueno y productos verificados, si estás atenta suele haber buenas compras. Yo he echado el ojo a unos escarpines bicolor, pero… este mes no me da el sueldo.
  • ¿Por qué no low cost? yo encontré estos en Asos, les puse unos poms y… voilà! Ojo cuidado con los materiales, eso sí. 

 

Por si les pica la curiosidad, estos fueron los míos. En una tiendita del centro de Valencia, no me esmeré mucho la verdad. Quería taconazo y punta redonda. Me siento viejuna por llevarlos en tono nácar, pero entonces esto de la moda nupcial no estaba tan avanzado y aunque no hayan pasado ni ocho años desde entonces, ahora los veo y me siguen pareciendo preciosos, pero quizás en un nude. No me los quité en todo el día pero es que mi tolerancia al tacón por aquel entonces era alta. Tres niños y otro en camino después, ya es otra historia… Los he customizado con nuestros poms pero debería teñirlos. ¿Ideas?

Sean felices y bailen toda la noche (y la vida entera).