Cómo estar buena

Es de las frases más buscadas en Google. Seguida por cómo estar guapa, más guapa, y delgada. No hay lugar para el masculino aquí, la perfección del cuerpo es algo por y para mujeres. La vida misma: el otro día estaba en la piscina con unos amigos. El amore y todos ellos luciendo michelo sin medio remordimiento. Y nosotras en la sombra tapando toda posibilidad de enseñar carne.

¿Mamá te bañas conmigo? No hijo, que estoy gorda

El domingo pasado tuve un día épicamente pringuer.

Pringuer: dícese de sentirse un tolai en medio de situaciones catastróficas de la vida que nada tienen que ver con Pinterest. Recuerden que el molamiento y la pringadez confluyen en cada uno de nosotros a partes iguales. Pues eso.

El caso es que después de cuatro horas en un centro comercial esperando al cerrajero, que el amore perdiera la cartera y nos cruzáramos el pueblo a cuarenta grados en busca de una piscina municipal para encontrárnoslas cerradas por avería, llego a casa, me casco un bañador, me tumbo en una tumbona rota de Ikea y me hago una foto deliciosa a la que le corto con intención y alevosía los muslamens.

Toma ya. Día pringuer pero aquí les suelto mi foto en Instagram sobre mi idílica vida a la fresca. Muy coherente todo. Me sentí tan idiota cuando la subí, que tuve que contar la realidad vía stories (total, por 24 horas que duran los vídeos mi decencia no iba a bajar mucho). Ajá, pues mis muslamens se hicieron virales. Lorzas, celulitis, varices y manchas incluidos.

Doscientos mensajes en una hora y un montón de mujeres contándome cómo se sentían, revelando sus miedos, diciéndome que habían llorado al escucharme y que querían bañarse a pesar de su cuerpo imperfecto.

Bueno pues lloré yo también (yes, hormonas a tope). Y pensé que de nada vale que intentemos promover lo bonicas que somos, ese aceptarnos a nosotras mismas, si luego escondemos la realidad para encajarla en una galería perfecta.

Pero sobre todo, me acordé de ese último artículo que escribió Carles Capdevilla antes de morir. Digámonos cosas bonitas. “Hace tiempo que pienso que lo más importante, lo más decisivo, lo más transformador, es lo que nos decimos a nosotros mismos”, decía el periodista.

Y de ahí, me fui a ese otro artículo precioso, la suerte de que te miren con buenos ojos, en el que dice, después de que se le haya caído el pelo por su tratamiento contra el cáncer: “La belleza está en la mirada, y no hay privilegio más hermoso que ser observado desde el amor incondicional y la alegría de vivir”.

Entonces pensé en mis paxaritos, pidiéndome que me bañe con ellos, gritándome lo guapa que estoy con esta súper tripa, pidiéndome que me tire en bomba porque “contigo es más guay mami”, diciéndome, en mis momentos bajona, “mamá, toma mi camión para que no estés triste”.

Me ha dicho la ginecóloga que ya no puedo bañarme, pero voy a lucir palmito con ellos. Espero que ustedes también lo hagan. Y que se digan cosas bonitas. Y se fíen de los que se las dicen. Y que se lancen en bomba este verano.

Ya saben lo que dicen por ahí: eres más bonica de lo que crees.

68 comentarios

  • Sdispersa
    23 junio 2017

    Gracias, Lucia. ??

  • 23 junio 2017

    Desde luego, cómo somos. Grande el gesto de sinceridad y colgar la foto entera y grande Capdevila que nos recuerda que lo bonito está en la mirada y que la suerte no es tener la talla 36, o más o menos pelamenes en el muslamen (mama pinchaaaas ?), la verdadera suerte es que te mire(s)n con buenos ojos y que te digan que eres bonica a rabiar seas como seas y hagas lo que hagas. Pues eso!

  • I
    23 junio 2017

    Hola Lucía,yo fui una de las doscientas locas q te conté lo pringuer q me siento en la vida en general, nada q ver en mi caso con las lorzas….afortunadamente las desgracias vienen juntas pero hasta un límite 🙂 Agradecí infinito tu respuesta casi al momento y tus palabras de ánimo, sabiendo ahora q fuimos un montón de locas las agradezco aún más. Gracias, eres lo más, no cambies nunca. ?

  • Rosana
    23 junio 2017

    Preocupadas por querer y cuidar a los demás y que nos quieran y cuiden, olvidamos que tenemos que querernos y ,muy importante, cuidarnos a nosotras mismas

  • VERO MORENO
    23 junio 2017

    Emocionante hasta las lágrimas.
    Cuanta verdad junta y qué bien me hace.
    Te quiero tanto Lucía. Sos fantástica!!!
    Aplausos! Aplausos! Aplausos!
    Y MIL GRACIAS!!!

    Besos,

    Vero

  • Natalia
    23 junio 2017

    Viva la naturalidad,la espontaneidad y VIVA TÚ…Viva la vida y VIVA EL QUERERSE…

  • María José
    23 junio 2017

    Lucía eres guapísima por fuera y mucho más por dentro!!

  • Carmen
    23 junio 2017

    Gracias Lucia! Yo estoy también embarazada, de 34 semanas, todavía puedo bañarme en la piscina pero me pasaba lo mismo…..muslamen, varices y celulitis a tope. Intento entrar al agua rapidamente porque me da una vergoña increible, pero poco a poco voy dandome cuenta de que mi cuerpo es estupendo porque está albergando una vida ahí dentro!!! Tenemos muchos complejos por tantos estereotipos y porque somos muy muy superficiales…. y además seguro que nosotras nos judgamos mas serveramente que los demas… así que bye buye complejos, disfruta de lo importante de la vida!!!

  • Gloria
    23 junio 2017

    Lucía, a mi siempre me has parecido preciosa, por dentro y por fuera, y hoy me has vuelto a sacar la lagrimilla con tu post. Eres tan grande, nos abres el corazón, compartes tus miedos, y nos damos cuenta de que a todas nos pasa lo mismo… gracias por escribir, gracias por hacer cosas bonitas que decoran mi casa y me visten bonica, pero sobretodo gracias por ser tan persona-humana. Soy muyyyyyyy fan tuya, PRECIOSA!!!!

  • 23 junio 2017

    Ostras, qué coincidencia! Hoy fui a dar UF a la cuenta del Carles en Twitter y no pude. Me quedé leyendo sus artículos entrañables y llorando a mares su ausencia como si fuera uno más de mi familia. Me alegra que sigas ahí, al pie del cañón, normalizando en las redes lo que debería ser tan común. Un abrazo de otra llorona, con culamen, celulitis, varices y pocas ganas de preocuparse por el qué dirán.

  • NATALIA
    23 junio 2017

    Gracias Lucía por alegrarnos la vida.

    Leerte es pura motivación e inspiración. Eres “Pinterest ;)” pero del bueno porque es real ,factible y genial.

  • Vanesa
    23 junio 2017

    Simplemente gracias!!!!! ❤

  • Carmen
    23 junio 2017

    Inspirador y tan oportuno que ni te imaginas… Gracias!

  • 23 junio 2017

    Qué bonito, Lucía. Tu post y los de Carles Capdevilla; los dos me habéis emocionado. ¡GRACIAS!

  • Rocio
    23 junio 2017

    Lucia eres genial me identifico en muchas cosas, desde que fuy madre de mis hijos nunca mas he recuperado mi figura…me cuesta un infierno y ahora con 43 años imposible perder un gramo . Esos muslamen como tu dices , varices…. pero enfin mis amores son los que me hacen seguir adelante .
    Eres bonica , soy bonica y somos bonicas porque si!!!
    Me encanta esa palabra yo la suelo decir siempre y mucho y cuando vi que tu la usas tambien…. aun me encanta mas!!!
    Gracias bonica!!!
    Rocio

  • Patricia
    23 junio 2017

    Lucía eres increíble, espero que a estas alturas lo sepas.. Das alegría a raudales, y resumes muy bien en pocas palabras…y sencillas…sentimientos complicados. Gracias!!!

  • Daniela
    23 junio 2017

    Olé tú Lucía, gracias por compartir esto. Y si, no hay nada más bonito que verse reflejada en los ojos de sus bebés y pareja para sentirse amada ❤️

  • Susana Ogea
    23 junio 2017

    Amén hermana!!

  • Alicia
    23 junio 2017

    Eres lo más Lucía. Llevo descubriéndote por IG hace año y algo y hace dos días mi mami me regaló tu libro por mi santo. En serio, hay veces que la vida te envía un ángel cuando lo necesitas!!! Y hacía 2 meses me leí orgullo y prejuicio. Ah!!! Mi peli favorita y libro es Mujercitas! Te lo recomiendo! Trata de mujeres fuertes y auténticas, como tú❤

    Gracias por ser como eres!!!

  • Rocío
    23 junio 2017

    Desde hace tiempo te lo quería decir, ¡Lucía, molas todo!! Gracias ?

  • eME
    23 junio 2017

    Eres genial, necesitaba leer esto, justamente hoy.
    Gracias una vez más. Ánimo con la tripa, estás preciosa.
    Besos.

  • Amanda
    23 junio 2017

    Eres lo mejor de instagram y de todo interné mundial 🙂

  • Elena
    23 junio 2017

    Eres lo más de lo más y aunque mis hormonas poco a poco vuelven a su sitio (la baby tiene ya 6 meses) he llorado igualmente y me he acordado (y me he arrepentido) de toooooodas las miles de veces que de adolescente me quedaba en la hierba sin ir corriendo al algua con mis amigas y tapada con una toalla por que me sentía horrible???.
    Con la edad los complejos van desapareciendo.. pero no del todo!
    Gracias por tus palabras .. gracias por ser como eres?

  • Ainara
    23 junio 2017

    Eres auténtica!! Inspiradora!

  • Mamen piruleta
    23 junio 2017

    Me ha emocionado mucho. Todos nos sentimos imperfectos pero siempre hay alguien que sólo ve lo perfectos que somos.

  • Alba
    23 junio 2017

    Gracias Lucía! No sabes lo identificada que me siento?

  • 23 junio 2017

    Wow lucia, eres lo más! Qué bien reflejas en tus post y blog el día a día y realidad… la vida no es PINTEREST, y aunque lo intentemos lo bonito de la vida está en los momentos pringuis y la celulitis… GRACIAS por las risas y lloros que nos echamos contigo!

  • 23 junio 2017

    Por favor, aplausos para miss Be!! ????????????????

  • Camen
    23 junio 2017

    Lucia,de verdad eres LO MÁS!!! Gracias por ser tan estupenda tan auténtica y tan cercana…. Tienes taaaaanta razón… Me chiflas!!! ? ✨ desde Salamanca ?

  • Lucia
    23 junio 2017

    Ole, ole y ole!

  • Ana
    23 junio 2017

    Genial el post y muy, muy necesario en este comienzo de verano. ¡Fuera los complejos que te impiden disfrutar de las cosas buenas!

  • Summer_smmr
    23 junio 2017

    GRACIAS, GRACIAS Y MIL VECES MAS, GRACIAS. Este verano prometo ir a la playa!

  • Rawuel
    23 junio 2017

    Cuánta razón!! Y cuántas nos sentimos identificadas con tus palabras…. Gracias bonica!

  • Alicia
    23 junio 2017

    Hace bastantes años aprendí que somos “bonicas”por dentro , mi chico se enamoró de mi después de sufrir cáncer hinchada como una bota con 10 kilos de más y sin un pelo en la cabeza, eso con 20 años ,una edad en la que el físico lo es todo.hoy en día y 10 años después seguimos juntos e igual de enamorados.Que grandes lecciones da la vida, disfruta de cada momento.Cada arruga y cada lorza nos muestra todo lo q hemos vivido. Vive sin más querida amiga

    • Jessica
      24 junio 2017

      No puedo estar más de acuerdo contigo Alicia. Preocupémonos de vivir felices que es lo único por lo merece la pena preocuparse.

  • Lucia
    23 junio 2017

    Tremendo post.

  • Sara
    23 junio 2017

    Cuánta razón! Realidad pura y tu auténtica como siempre. Que bueno verte y leerte. Eres lo más!

  • maria
    23 junio 2017

    Totalmente identificada primer día de playa y todas las amigas mirandonos de arriba abajo (yo la primera) y pensé bueno para tener treinta tacos tengo cuerpazo, cuando me dice otra :Jo vaya con lo flaquita que eras y como tienes las piernas de celulitis.Me quería cortar las piernas,me sentí fatal y ahora leo esto y digo pero…viva mi celulitis!!!

  • Rocío
    23 junio 2017

    Lloro
    Me voy a por un bikini
    Gracias!

  • Aida
    23 junio 2017

    Pero mira que eres bonica. BONICA!!!!!

    (Y bonicas todas nosotras con nuestras imperfecciones)

  • 23 junio 2017

    Lo digo siempre. Lo diré siempre: eres un ?, Luciabe! Gracias por acercarnos un hombro!… y hasta el ♥

  • Noelia
    23 junio 2017

    Eres muy grande Lucía, yo siempre he tenido complejos… Pecho, piernas… Pero hay que aprender aquererse y tú me ayudas a ello. Gracias!!

  • 23 junio 2017

    Me ha encantado este artículo, Lucía. Porque también soy mujer, madre, imperfecta. Porque es precisamente este tipo de “confesiones” las que te alejan de la estupidez y frivolidad a veces demasiado instalada en las redes sociales. Porque están cargadas de honestidad, transparencia, verdad y bastante sentido del humor, que es otra forma de inteligencia.
    Hace poco una amiga, mamá ella también, nos contaba una anécdota que seguro que a muchas madres os suena también. Hacía poco que había dado a luz a su niña, y se fueron a un parque donde había camas elásticas. Con toda la buena intención de divertirse, se subió a una para saltar y pasar un buen rato, pero no cayó en la cuenta de que todavía su suelo pélvico no estaba en su sitio, y literalmente se hizo pis. Y no poco. Tengo que reconocer que a todas nos dio la risa -porque quién no ha sufrido también esos mil problemas “post-parto”- pero lo siguiente fue preguntarle “¿¿y qué hiciste??”, lógicamente dando por supuesto que se arrastraría muerta de vergüenza a algún rincón, o pensaría alguna solución ingeniosa para salir del paso.
    Y ella, sonriendo, nos dijo: “Quererme. Quererme mucho”.

    Creo que es una de las respuestas más inteligentes que he oído en mi vida. Me dio que pensar durante días, y aún la recuerdo como una gran enseñanza. Quererte mucho, no sólo cuando estás fantástica y tienes un buen día, si no quererte sobre todo cuando la cagas, cuando haces una tontería muy grande, o el ridículo más espantoso. Quererte, es la clave y el origen de todo lo demás.

    Gracias Lucia, y por favor, no dejes de colgar fotos y reflexiones nada “cool”, hacen mucha falta 🙂

    • luciabe
      27 junio 2017

      Hola Belén!! Muchas gracias por tus palabras y por contarme esa anécdota tan cargada de significado. Al final no puedes hacer nada, así que estoy con tu amiga, hay que quererse mucho y reírse de la situación 🙂

  • Grace
    23 junio 2017

    ¡Bravo! ????????

  • MARICRuz
    23 junio 2017

    Estas estupenda! Estamos estupendas!!!! Fin.

  • Julia
    23 junio 2017

    Me ha encantado el post y me he sentido muy identificada. Tengo las piernas fatal y no me gusta nada ponerme en bañador. Gracias por poner la foto entera. Bss

  • Rocío
    23 junio 2017

    Como dicen aquí en el sur… Viva la madre que te parió!! ? ?. Muuuy fan tuya!!

  • 23 junio 2017

    Cuánta valentía y coherencia. Te adoro. Lo sabes, ¿verdad? Feliz embarazo y que pronto puedas darle un achuchón a tu bebé sano y feliz. Muack!

  • PATRICIA
    23 junio 2017

    Simplemente MARAVILLOSA Lucía.
    Yo también he llorado.
    GRACIAS

  • Ana
    23 junio 2017

    Gracias gracias gracias
    Nuevo deseo en mi mente verme a través de los ojos de mi chico cuando me dice que soy PRECIOSA

  • Jessica
    23 junio 2017

    Tengo 33 años y hace un año y medio me diagnosticaron unos tumores en el útero. Un proceso así te cambia la vida. Nada es como era, ni volverá a serlo. Tus perspectivas, para bien o para mal, no volverán a ser las mismas. A día de hoy lo he superado, pero a cambio he ganado unos cuantos kilos y tengo en mi cuerpo algunos efectos secundarios de los tratamientos. El domingo pasado con el CALORACO en su máximo esplendor, decidimos irnos al pantano (en León no hay playa), era la primera vez que me ponía en bikini después de haber engordado tanto y encima estaba el chico del cual estoy enamorada, pero no dudé ni un solo momento en quitarme el vestido y tirarme al agua. Lo único que pienso, es lo que tú dices Lucía, que la vida es una verbena y hay que saber bailar, y yo solo puedo dar las gracias por estar viva y poder seguir bailando. porque no sabemos cual puede ser el último baile. La vida no se trata de ser perfecto, si no de ser feliz, así que ya sabéis bonicas, a ser felices.

    • luciabe
      27 junio 2017

      Así es! Hay que preocuparse por las cosas importantes de la vida y tú, después de superar tu enfermedad, no te tienes que preocupar por esos kilos que han ganado, que son kilos de salud

  • carmen
    24 junio 2017

    GRACIAS. eres un amor y esto ha sido inspirador.
    Un besoooo

  • 24 junio 2017

    Me ha encantado, no suelo comentar nunca, porque me da bastante pudor (para que engañarte), pero este momento de honestidad, esta entrada, el mensaje me ha calado. Es el momento de sacudirnos complejos y ver lo afortunadas (afortunados) que somos por tener personas que nos quieren, que nos miran con buenos ojos. Dejar por un instante de ahogarnos en nuestros complejos y pequeñas miserias.
    Un abrazo,

    P.D. No sé si volveré a comentar, pero leer sí que leo ¿eh? Es que me da mucha vergüenza decir alguna tontada. 😛

  • T.plus
    25 junio 2017

    Con lagrimita y todo…

  • Susana Ripollés
    27 junio 2017

    Lucía vi tus Stories sobre el tema “corto muslamen, luego lo enseño” y tanto el otro día como hoy que leo el post… qué maravilla que lo enseñes! Porque yo te veo preciosa porque lo eres, porque estás embarazada y eso es guapura a rabiar, y porque somos muchas pringuers!! Arriba chicas! Besos y ánimo en la recta final del embarazo! Soy mega fan de Celia la protagonista de los libros de Elena Fortún. Una coincidencia más contigo!

  • María
    27 junio 2017

    Hace tiempo vi un fragmento del rodaje de El artista y la modelo, de Trueba, ambientada en la guerra civil. El director le explicaba a la actriz, Aida Folch (que tenía que rodar esa escena prácticamente desnuda), que tenía que olvidarse de su cuerpo; que las mujeres de entonces no sabían ni les importaba ni eran conscientes de si su cuerpo era guapo o feo, de si eran gordas o flacas, de si tenían o no celulitis… Y resulta que casualmente me encontré con una foto de mi abuela en los años cuarenta, de pie y de perfil mirando a la cámara mientras mi padre y mis tíos, todavía niños, comían sentados alrededor de una mesa camilla. Mi abuela está rechoncha (siempre lo fue) y posa como jamás posaría yo para mi IG, con el mandil puesto y la barriga hacia delante, resultado de sus cuatro partos, sin complejos ni miramiento alguno (mi abuela murió sin haber oído jamás la palabra “pilates”).

    Y me acordé de lo que le dijo Trueba a la actriz y me di cuenta de que tenía razón. Creo que en algunas cosas hemos salido perdiendo, la cuestión es por qué, y por quién. Quién nos metió en la cabeza que tenemos que ser perfectas.
    Enhorabuena por tu post, eres guapa y valiente.

    • luciabe
      30 junio 2017

      María! Me ha encantado tu historia y me he imaginado ahí a tu abuela sonriendo, disfrutando de sus hijos, lo único que importaba y lo único que nos debería importar

  • MJosé
    28 junio 2017

    Olé!!!!! Muy grande!! 🙂

  • La LÓpez
    3 julio 2017

    Eres exquisitamente Auténtica !!!!

  • Anna
    5 julio 2017

    Voy muy tarde…lo se
    No me da la vida…sin cole
    Me encantan tus idas de olla, mucho
    Eres toda naturalidad y te admiro por eso mismo
    Gracias por poner palabras a los sentimientos y complejos de muchas
    Gran empresa, gran equipo, grandes cosas, GRANDES personas
    Feliz recta final de bombo ;p

  • 19 julio 2017

    Eres genial Lucía y tus palabras son súper humanas e inspiradoras.
    Gracias por compartir una reflexión tan bonica. 🙂

  • 20 julio 2017

    De verdad que ese es un “miedo” en el que se suele pensar incluso antes de saber que estás embarazada. Yo por ejemplo recién me acabo de enterar y esas cosas ya las pensaba. “Cambiarán mucho mis piernas, mi cara??” Por ahora voy bien, también estoy de poco tiempo jejeje

    Pero es muy cierto lo que dices, hay que quererse tal cual somos y sin complejos, sin importar lo que diga la gente. Al fin y al cabo, estamos en la etapa más bonita de nuestra vida y hay que vivirla con ilusión.

    Gracias Lucia, me ha gustado mucho el post!

  • lucia
    16 noviembre 2017

    hola hay que aprender a quererse un poquito mas <3 SOMOS PERFECTAS CHIKISSSS