El primer chico que me sacó a bailar

IMG_1021

PAPA1B

Todas las nocheviejas lo mismo: poníamos el vídeo del concierto de año nuevo y mi padre nos sacaba a bailar. Por turnos y al son de Strauss, mis cuatro hermanas y yo aprendimos los pasos del vals. No tenemos la técnica precisa pero llevamos el ritmo en las venas desde nuestra más tierna infancia y eso, señores, se lo debemos a mi padre.

Intenté emular el momento con el amore en nuestra boda, pero no hubo forma. Parecíamos robots y nos entró la risa floja intentando pillar el ritmo. Sé que mi padre se frotaba las manos en silencio: “Ajá, querido, yo bailo mucho mejor y lo sabes”. Es como si le estuviera oyendo, pero es que mi padre a veces puede ser de lo más pérfido.

Hace un mes, por ejemplo, le hicieron unos análisis. Pues me escribe el siguiente mensaje: “me queda un mes de vida”. Ahí me paralicé. Ya, ya sé. Pensarán ustedes que soy una histérica y tendrán razón, no se lo niego. Pero desde lo de Juan tengo el ansia viva metida en el cuerpo y me temía lo peor. Así que empecé a ordenarlo todo para su muerte: cerraba la empresa, nos íbamos todos a Valencia, alquilábamos una casa en la huerta…

Como nadie me cogía el teléfono, me dio tiempo a imaginar mucho. Hasta asimilar que mi padre se moría. Y decirle adiós. ¿Saben qué? No fue tan duro como siempre me he imaginado que sería recibir ese golpe. Cuando ya estaba lista para enterrarlo me suena el whatsapp de nuevo: “mira que eres boba hija, ¿en serio te lo has creído?”. Casi le mato, pero supongo que eso me enseñó a relativizar las cosas.

En un minuto decidí que cerraba la empresa y sentí mucha paz. Ahora intento volver a ese instante cuando pierdo el norte por esta living la vida freelance.

No crean, aunque pérfido, tiene buen fondo. E infinita paciencia: se pasó toda mi infancia sentado a mi lado enseñándome a dibujar. Ahora que se habla tanto de la conciliación y la igualdad de género, lo recuerdo haciéndonos los lazos a todas para ir al colegio y planchando camisas, vestidos y venga de faldas. Que no sabrá freír un huevo, pero las faldas de tablas las dejaba como nuevas.

Aquí en el blog ha tenido sus puntazos, acuérdense de ese momento limón, de sus historias del colegio, sus reflexiones sobre la democracia… Podría dedicarle posts kilométricos, pero supongo que no es algo extraordinario: es lo que tienen los padres, que influyen de una manera muy fuerte en nuestra vida, sin que ellos ni siquiera sean conscientes de ello.

IMG_1021

F28_7004.jpg_effected

 

Mi padre y yo somos poco dados a las efusividades, así que le he mandado el dibujo por whatsapp como quien no quiere la cosa. Les he dejado la imagen en alta resolución por si quieren descargársela y dársela al suyo en mano. Hacen click, y dan a guardar. Seguro que no soy la única a la que su padre enseñó a bailar…

descargar

Sean felices

17 comentarios

  • 18 marzo 2016

    Y lo cierto, al menos en mi caso, es que no me di cuenta realmente de lo que supone mi padre, hasta que no tuve mi propio hijo. Siempre le tuve mucho respeto y le estuve muy agradecida por la educación que me dio, pero esos miles y miles de pequeños detalles que son los que verdaderamente tienen importancia no los aprecié de veras hasta que no fui madre.

    Hagamos una fiesta y bailemos hoy y todos, todos, todos los dias con esas maravillosas personas que son nuestros padres.

    Felices días, a descansar y tomar altura, que siempre viene bien.

    WomanToSantiago

  • Ana
    18 marzo 2016

    Me siento súper reconocida en este post. Si me llega ese mensaje, y como mi cabeza no para, lo dejaría todo. Mi padre también me enseñó a bailar , pero ya no está, aunque estoy segura que sigue bailando conmigo donde esté ahora. Muchas gracias Lucía

    • María
      18 marzo 2016

      Gracias por compartir estas historias tan bonitas que hacen que pares tu vida un segundo y reflexiones, eres genial Lu.❤❤❤❤❤

  • 18 marzo 2016

    Mi padre también se llamaba Miguel Ángel, era historiador y teníamos el suelo de la cocina como pista de baile. Mi hijo mayor también se llama Miguel. Tenemos más cosas en común de las que pensaba, jajajaja. Me imprimiré tu descargable y mañana se lo daré a Victoria para que se lo de a su padre. Se me escapará la lágrima, lo sé, porque será como si yo se lo dijera a él. ¡Me tocas la patata, bonica! Un post genial! Reencuéntrate a ti misma este finde pero no te olvides de darle un buen abrazo a tu padre. Un besazo cañonazo!

  • Laura
    18 marzo 2016

    Qué bonito y qué real, aunque a veces en este intento de living la vida loca no nos paremos a reflexionar tan sólo unos instantes. Chin chin por todos los padres del mundo! Gracias por recordarme que siguen ahí y son la maravilla del mundo.

  • 18 marzo 2016

    ​Ohhh, qué historia más bonita, creo que las historias de padres e hijos siempre son especiales. Y las fotos de cuando éramos peques con nuestros padres son especiales 🙂
    Así que me uno a tu historia ​y muchas gracias!

  • 18 marzo 2016

    Hola Lucia, es un post estupendo y muy emotivo, pero la sensación de que tu padre se te escape de las manos la tuve yo antes de que se me escapara, y sabes que? , que nunca abandonas tu barco!!!.
    En mi caso se fue mientras yo flirteaba con la idea de hacer un negocio de mis joyitas de ganchillo y embarazada de mi segundo hijo. Sus últimos días en el hospital yo me sentaba a su lado, cogía mis agujas y tejía, hice unos cuantos pares de pendientes preciosos, todavía los tengo por ahí y algún día sacare algo muy bueno de ellos!!!. El también me enseño a bailar, me grababa en cinta de “casette” cuando cantaba correteando alrededor de la mesa del comedor y me enseño a apreciar la buena música…pero también me enseño a no soltar amarras y a plantarle cara a esos grandes pedruscos que por desgracia aparecen en el camino inesperadamente. Con todo esto te quiero decir que aunque ahora lo pienses nunca perderás el ” living la vida freelance”.
    Un abrazo enorme de oso, disfruta todo mucho como ya lo haces eres una grande!!!

  • 18 marzo 2016

    Qué preciosidad de post… me encanta me encanta!! Mi padre es un poco “palo” también, y poco dado a efusividades, pero estoy segura de que le hará ilusión recibir de mi parte tu dibujo… un besazo!

  • Alejandra
    18 marzo 2016

    Qué emocionante. Seguro que casi todas tenemos ese recuerdo fantástico. Yo he viajado instantáneamente a las fiestas del pueblo, en un verano de los ochenta, con mi padre bailando conmigo un rock&roll, levantándome por los aires como en una película. No tendría ni seis años, y no lo olvido. Ni a él, aunque ya no pueda sacarme más a bailar.
    Gracias.

  • Eva
    18 marzo 2016

    Cualquier dia, no tenía por qué ser señalado, mi padre me sacaba a bailar y me cantaba al oido “muñequita linda de cabellos de oro” en mitad de la cocina de casa de mis padres. La de momentos que tenemos con ellos. Gracias por sacarme éste. Ahora hace 2 meses que me se fue

  • Rocío
    18 marzo 2016

    Me ha encantado y me veo reflejada en tu historía . Yo no se lo puedo dar , pero no importa lo descargaré igualmente y lo colgaré . Mi padre tambien escuchaba todos los años el concierto , él dirigía la orquesta ;).
    Cuando bailaba , te dirigía con las rodillas te daba un rodillazo suave para llevar el compás :).
    Muchas gracias por lo que haces . Feliz fin de semana .

  • 18 marzo 2016

    Me he sentido muy identificada, y también muy afortunada de tener memorias como las de tu dibujo 🙂 Gracias por compartir Lucia!

  • 18 marzo 2016

    Que bonito post Lucía. Justo en estos días mi familia está con ganas de recordar viejos momentos y justo he estado viendo a mis padres tan jóvenes, con mi edad de ahora… Me emociona un montón.
    Y lo de Strauss en nochevieja… Es una tradición indestructible también en mi casa! Bailamos vals y en la marcha del final todos alrededor de la mesa!
    Me ha encantado!
    Por cierto, sí que tu papi es un poco pérfido eh? Yo me muero con un mensaje así.

    Un abrazo y que tengas un buen descanso!

  • Maria
    18 marzo 2016

    Que post tan bonito Lucia! Mi santo padre se fue hace 10 dias de repente y nos dejo un vacio tan grande que leer tu post me he emocionado muchísimo. Disfruta de él cada segundo que puedas y el mio tambíen era padre de 4 niñas que nunca lo olvidaremos.

  • Cris
    23 marzo 2016

    JOOO que posta tan chuli. Mi padre se llamaba Juan, y también le gustaba bailar !!!
    gracias, gracias, gracias ♥