EL VERANO MÁS PRINGUER

Hace unas semanas mandamos las agendas 2020 a imprenta y en fin. ❤️❤️❤️ Son TAN bonitas y es tan fuerte que a estas alturas de julio podamos hacer checklist en el gran marrón de todos los años, que ni me lo creo. Mis últimos veranos los he pasado dibujando cual posesa, barrigón mediante, y pasando por el arco del triunfo todas las fechas límite posibles. 26 de julio y ya tenemos la producción lista. En mi cabeza suena la canción de motherfucker

2016 fue el año de prueba. Nuestras primeras agendas. Esas que te recordaban que compraras champán y que los días de col tenían remedio. Portada rosa y otra con lunares negros. Las veo ahora y veo el papel malucho, la maquetación muy mejorable y esos chorrocientos mil fallitos a los que se ha ido haciendo mi ojo. Pero son TAN entrañables. TAN BONITAS. Tan llenas de recuerdos.

Cada año aprendo algo nuevo haciéndolas y sigo siendo yo la que diseña la historia, dibuja (siempre cual posesa) y escribe planes, frasecicas y rollos varios. Ya saben: Nuestras agendas no son papel, organiza tu día y chao. NAAAAAA. Es eso que te recuerda que compres champán, que las calorías por la mañana no cuentan, que está bien decidir que un martes es viernes así porque nos da la gana y que los lunes con labios rojos son menos lunes. Es esa salida al mundo para gritar nomedalavida en este mundo instagrameable de desayunos perfectos a base de avena, moras del campo y aguacates mientras tú corres con tu café del super y rimmel corrido.

Es reírte de ti e intentar encajar las piezas de ese parque temático que son tus días. Dejarte chorrocientos wassaps sin contestar y olvidarte de la mitad de la compra pero saberte de memoria la coreo de Beyoncé. Es parar. Repetirte Calma, nena, darte cinco minutos y recordar lo que te trajo hasta aquí. Apagar el ordenador y que se acabe el mundo. Agendar eso que te hace feliz, porque tan importante es apuntar planazos y frivolidades de esas gustosas, que de citas médicas y marrones ya está llena la vida.

Este año fijamos una lista en cada mes para olvidar marrones y vivir un poco más allá. Colchonetas, aprenderse cinco pasos de una coreo de Beyoncé y enseñar los avances al mundo, organizar un picnic, Olimpiadas en la piscina aunque sea ajena, karaoke en serio ya, pedirse una copa de helado con bengalas… Han pasado seis meses y lo único que he logrado es lo del Hoola hop de #sucedióenabril. A LA MERDE LAS LISTAS.

Puede que eso sea lo que he aprendido este año. Que es importante agendar, ponerse objetivos divertidos más allá de las citas importantes, apuntar y tachar y organizar y todo eso. Pero también es importante let it flow. Conocerse un poco. Asumir la vida que uno tiene y las posibilidades que nos brinda. Quererla así. Y no frustrarnos por las chorrocientas mil checklists incumplidas. Quizás es que, simplemente, escribiste de más. Y tampoco eras capaz de tanto, o no tenías tanto tiempo, o no contemplaste que necesitabas parar. Respirar. Y no hacer nada. Eso también es importante. Y la nada no se agenda. 

TODA FIESTA PRECISA DE INVITACIÓN.

Y TÚ, ¿ESTÁS EN LA LISTA?



Cinco años después, sigo buscando motivos para bailar. Nuestras agendas 2020 ya están en marcha. Pero no se nos ansíen, que faltan casi seis meses para acabar el año y aún queda mucho que rellenar en esa agenda flípate. Que además tenemos la agenda de septiembre, no se nos olviden, con horarios y planificadores para september lovers de la vida. 

Les dejamos aquí los listados de estos seis meses de 2019 que ya han pasado. Por si les apetece. Por si se les ha pasado alguno (o no han hecho nada). Sin presiones y croquetas. Croquetas always. 

DISFRUTEN DEL VERANO y de las páginas en blanco. Y a la merde tanto checklist. 

1 comentario

  • Inma
    26 julio 2019

    Ajá!! Yo soy la pesada que cada año pide la pequeña semana vista, con anillas, porque las tengo desde la 1a de topos, hasta la del año q se os fue la olla y le quitásteis las anillas…
    Y sí, me leeis la mente pq las listas de este año, pues no, ya es difícil seguir la tuya como para tener q organizar una verbena en pleno fin de curso escolar…
    Todo esto para decir, que me encantan y que con alegría pero sin ansias esperaremos a diciembre para comprar la nueva edición de la pequeña, con anillas 😘
    A disfrutar de las vacaciones merecidas
    Inma