¿Estás en la lista?

Mientras espero a que a mi hijo le de por venir al mundo (está remolón, el tío), aparte de atracarme a helado de cookies y ver pelis, miro de vez en cuando qué se cuece en el mundo de la moda. Es época de desfiles, amigos, y aunque nada nuevo se cuece bajo el sol (y si no, que se lo digan al pobre Lucio Chiné, que me acaba de dar el disgusto de la semana), me encanta ver el movimineto de invitadas, bloggers, colecciones y diseños. Faranduleo en estado puro, ¡que me gusta a mí un desfile, oigan!
¿En primavera? Pues flores, ¡qué va a ser! Propuesta de Devota & Lomba
Hace unos años me colé en Valencia Fashion Week. Vale que no es Madrid y mucho menos Nueva York, pero yo estaba emocionada perdida con mis tacones y mis ansias de trabajar en el mundo de la moda cual Andy Sachs. Nunca infravaloren un desfile, señores, si uno se lo curra, puede hasta conseguir trabajo. Yo lo tenía claro: quería trabajar en una revista de moda que me entusiasmaba, había fichado a su directora, y en cuanto la vi en el front row, me dije: es tu momento, nena.
Relaxing face, sweet attitude, be elegant… Podríamos aplicárnoslo para este curso.
Me planté delante de ella y con cara de cordero degollado le dije que la moda era mi pasión, mi razón de vivir, y que daría un riñón por trabajar con ella. Bueno, en realidad no fueron exactamente esas palabras, pero más o menos. La mujer me indicó amablemente que le mandara mi cv por mail, y esa misma noche, le mandé el cv y un porrón de artículos chungos que había publicado en mi época de estudiante.
Quiero volver a casarme con este vestido de Josep Font para DelPozo.
¿Qué pasó? pues que no me hizo ni caso. Así que le reventé la bandeja de entrada. Le escribía mails cada semana. E incluso fui a verla un día a la redacción. Y a los seis meses, ¡¡zas!! ocurrió el milagro. Alguien dejó una vacante en la editorial y… el resto es historia: entré a trabajar durante tres años, aprendí lo que es trabajar en una revista, conocí la moda desde dentro y aquella directora es hoy una buena amiga.
Asistente a la NYFW con bermudas de hombre de Dries Van Notten. Photo: Vogue.
Bien es cierto que entonces era todo más desenfadado, pelín más inocente, sin miles de bloggers reclamando un asiento y no estaba cayendo la de ahora. Pero si se lo curran, quién sabe…
Por ello, ahí van las pistas del manual de la colada perfecta:
Primero: objetivos. ¿A quién quieren asediar, colar sus tarjetas, qué quieren conseguir? Un plan bien trazado es el principio del éxito.
Segundo: Un look digno de salir en The Sartorialist es el mejor pase a la guest list. No hace falta gastarse el sueldo del mes, con un “toque” de distinción basta (Por ejemplo… ¿un turbante de Lucía Be? atentos a la próxima colección, no digo más).
Tercero: Seguridad, actitud, siempre. Olvídense de vergüenzas y sentidos de la ridiculez y tó p’alante. Seguratas mediante. “Señorita, su acreditación”, pues que soy de la revista tal y cual y que se me ha olvidado. Excusas hay miles, hay que buscar el truco.
La colada perfecta, by Lucía Be.
Aquí varios artículos para que profundicen sobre el tema:
– La 5th con la Beeckler y “Cómo colarse en la NY Fashion Week”
– Manual de buenas maneras en una Fashion Week. Atención señoritas.
– ¿Perdida entre tanto vocablo extraño? Aquí un vocabulario básico.
– Cuidado con los sitios: están todos asignados.
Si están por NY o Valencia, aún están a tiempo de trazar algún plan. Y si prefieren Madrid, tienen seis meses para planear la coartada.
Mi primer desfile, con mi gran amiga Montse, colándonos en Ifema durante
todo un día y viviendo momentos celebrities. Éste, con Bibi Andersen.

¡¡Sean felices!!

14 comentarios

  • 9 septiembre 2012

    Ay querida tu mereces que te encarguen cosas de HC en Paris… ¿turbantes) molan.

    (Ya me veo en plan jequesa)

  • 9 septiembre 2012

    Me encanta tu impulsividad y tu manera de narrarlo 🙂

    Yo también me colé cuando era estudiante en un evento bajo un nombre falso de una editora de moda de una revista. No doy datos, no sea que me cacen ahora, después de tantos años… Y otra vez en una fiesta en un jardín privado de un bautizo… Y esto fue hace sólo 3 años.

    Un beso, Lucía, y ánimo con Paxarito.

  • 9 septiembre 2012

    Jajaja, buenísimo como siempre, Lucía!!
    Estoy deseando ver la nueva colección, tanto como tu estás de seando ver a Paxarito, mucho ánimo, que ya no queda nada.
    Besitos,
    MLu

  • 10 septiembre 2012

    No te puedo creer!! yo que te tenía por una futura madre bien!! colándote!! y encima en la foto con Bibi! ostras, en serio atormentastes a la pobre señora? yo siempre he pensado, quien hace ese tipo de cosas? zas! Lucía era la respuesta jajaja me alegro que funcionara!

    me encanta el dibujo, es tal cual hay que ir, se nota que eres una profesional

    besotes mami!!

  • XiscaPin
    10 septiembre 2012

    Siempre animándonos el día a día! Cómo no vamos a ser felices contigo! Gracias por hacernos el camino agradable!

  • 10 septiembre 2012

    Esa fotooo!!! me encanta y es genial para ponerse en situación. Lo mejor? que por como lo describes todo fuiste ante todo natural y eso es lo que te hace triunfar!!

    Un beso, qué ganas de verle la carita al paxarito!!

  • 10 septiembre 2012

    Bueno como ya te has casado ese vestido me lo dejas para mi que ya lo tenía fichadísimo!!! jejejeje

  • 10 septiembre 2012

    ¡Me ha encantado el post! Ahora que he terminado periodismo y me he unido a la empresa más grande de España, me voy a tener que plantear eso de colarme en la próxima MBFWM con un CV impreso a todo color y a repartir…

    ¡Besitos!
    milowcost

  • 10 septiembre 2012

    Qué bueno!
    Para que luego alguien dude de la frase: el que la sigue, la consigue.

  • 11 septiembre 2012

    jajaja genial!!! me ha encantado el post!! intentaré seguir tus consejos!! y ánimo con el último tramo…

    Mua!

  • R.
    16 septiembre 2012

    Me ha gustado tu post, al que he llegado por casualidad buscando justamente maneras de dar por saco hasta entrar a trabajar de lo tuyo, jeje.
    Me lo estoy currando y sé que con cara dura y trabajo multiplicado por mil acabaré haciendo lo que me gusta cobrando lo que merezco.
    Gracias por compartir tu historia 😉
    R.