Flipadas

051
De esto que se juntan tres desconocidas en un precioso apartamento en Barcelona y se les hacen las cinco de la madrugada hablando sin parar. O como acudir a unas jornadas de emprendedores a dar una charla y acabar dando la vuelta a toda la empresa.
Nuestro apartamento bonito Eric Vokel en Barcelona

Pero les contaré desde el principio. Maïder, la única copywriter en internet experta en redactar textos irresistibles, Eli, responsable de Marketing y Comunicación de una productora a punto de embarcarse en su propia aventura. Y menda: sombrerera loca en busca de cordura para su empresa. Las tres compartiendo uno de los apartamentos de Eric Vokel para las Súper Jornadas para Mini Emprendedores de Superyuppies. Yo que me las prometía tan felices durmiendo a pierna suelta y no pegamos ojo en todo el fin de semana. Es lo que tiene meter a tres emprendedoras bajo el mismo techo: de allí salen ideas, aventuras y flipadas varias para el resto del año.

Lo que viene siendo #girlpower

Y entonces llega la señora Oriol diciendo que prefiere contratar a mujeres que no puedan quedarse embarazadas y Facebook con su cheque regalo para congelar los óvulos de sus trabajadoras. La realidad choca en toda la cara y mis flipadas varias pergeñadas durante el fin de semana saltan por los aires. Mi casa es un revuelto de facturas, pañales y trastos y ayer me acosté a las tres de la madrugada trabajando porque paxarito tuvo fiebre y no podía ir a la guardería. Y digo yo, ¿para qué? si sólo son flores, dibujitos y sombreros…

Emprende cada día, aquí
Es cierto. La realidad es difícil, pero de eso se trata emprender. Emprender en su sentido literal, que implica aventurarse, ir más allá, cambiar de actitud, intentarlo. Juan me sonríe, Paxarito recupera su ritmo de locura normal, sale el sol y me acuerdo de la frase: “haz de lo mundano algo irrepetible”. Y sólo así puedo agarrar el lápiz y ponerme a dibujar, y se me van ocurriendo sombreros, tocados, historias y dibujos que hacen que la vida sea una fiesta.
No me siento un caso de éxito pero me gusta transmitir mis experiencias porque
en el fondo todas tenemos las mismas inquietudes, dudas y miedos. 
Supongo que todas somos emprendedoras en ese sentido, en esa edad incierta que va desde los 25 a los 45 años, con los óvulos acelerados, malabaristas. Sin cheques regalo pero con ganas, y muchas flipadas varias por hacer realidad.

22 comentarios

  • 22 octubre 2014

    Han quemado hasta la saciedad la palabra emprender pero mira esa lámina es una pasada! Y lo que es una pasada es la energía que desprendes y es un regalo que la compartas en charlas como esta de la que seguro salen motivadas muchas más mujeres (y hombres) para seguir adelante cada día. Olé tú! Bueno las tres, todas!

  • 22 octubre 2014

    ¡Envidia de la mala! ¡Cuánto talento junto y yo me lo perdí! Me hubiera encantdo estar en ese apartamento para empaparme de vuestra fuerza, espíritu, empuje… Me alegro que lo hayas disfrutado y un fuerte abrazo. ¡Ah! ¡Y que espero que todo eso siga también después de los 45!

  • 22 octubre 2014

    plas, plas plas, (aplausos), me encantas Lucia, tienes toda la razón del mundo la gente está equivocada e idealiza al emprendedor……ahh tu propio jefe, si, ahhh tu propio horario, si, pero todo eso implica, que como dices un dia tu peque está malo y ese día tengas que trabajar hasta las 3 de la madrugada, o abrir un sádabo para recuperar ese día que no has hecho. es muy duro, si, pero también muy gratificante.

  • 22 octubre 2014

    ¡Une tres gotitas de talento, un poquito de chispa y desparpajo, un chorro de creatividad y ya ellas solas se agitan! Jajajaja… Así nace el cóctel de las emprendedoras.

    ¡Abusar en caso de creatividad extrema! ¡Se recomienda acudir a su LuciaBe más cercana para respirar el aroma de su arte! ¡Tomar antes y después de las doce! ¡En caso de negatividad extrema ponerse una copita y creerse que cualquier día es viernes! Jajajaja…

  • 22 octubre 2014

    Me encanta Lucía. Y todo lo que haces. Y por eso me da una rabia tremenda vivir en el mundo que vivimos hoy. Mi caso: despedida embarazada, rechazada en trabajos por ser madre, trabajando con mi padre porque es el único que me dio trabajo justo a una semana de emigrar a Alemania, perdida porque mi trabajo no me gusta y porque no llego ni a la mitad de cosas (cargo de conciencia por el hijo con el que no juegas, por la comida que preparas mal y rápido, por la casa tirada y la compra a medio hacer, por la media hora que aguantas despierta junto a tu marido en el sofá). Y así, con la cabeza a mil rpm, sin tiempo para encargar el hermano del primero, con la vida pasando sin saber ni hacer lo que me gusta y me haga feliz, me doy cuenta de que en parte somos nosotras las que nos buscamos estos problemas que reflejan tipas como la De Oriol o empresas como Facebook. Mi tiempo corre y se me escapa, pero lo que en realidad me falta es valentía para escaparme un fin de semana yo sola, o de arrancarles minutos al día para pensar en cómo realizarme y hacer lo que me gusta, en dejar mi trabajo y dedicarme al voluntariado,…
    Mucho ánimo que eres muy grande y eres de gran inspiración y un gran modelo para mujeres indecisas y caguetas como yo!
    Que vivan las golondrinas y las estrellas para trenzas deshechas!!!

  • 22 octubre 2014

    Totalmente de acuerdo a poco tiempo de hacer un año de tienda te das cuenta de que el tiempo pasa volando y siendo emprendedor nadie regala nada (todavía a día de hoy me encuentro con tipos que por ser mujer consideran que no se nada) todavía ayer estaba instalando una nueva lámpara que el electricista dos veces me dio plantón.

    http://elperroconsombreronline.blogspot.com.es/

  • Eli Romero
    22 octubre 2014

    Lucía que estoy muy sentimental y se me saltan las lágrimas!!! Me ha encantado pasar con vosotras esos días y esas nocheeeees de flipadas varias. Sin conocernos hubo química, nos entendíamos las bromas y hablábamos el mismo idioma. ¿Se puede pedir más? ¡¡¡Sí!!!! Quiero repetir!!!! #susquiero y #siempresusquerré

  • 22 octubre 2014

    Y que sigan habiendo muchas "flipadas" de esas, para que gente emprendedora como tu, sueñe, cree, se reinvente, busque el camino y nos saques una sonrisa cuando te leamos. Eres genial!!!

  • 22 octubre 2014

    Fue más que un honor y un placer poder compartir un ratito de esta locura femenina emprendedora que nos rodea. Aunque no te consideres un caso de ésito eres todo un modelo a seguir y una fuente de inspiración! Tengo muchas ganas de compartir locuras 😉 Un super abrazo de una miniemprendedora! 🙂

  • 22 octubre 2014

    Lo bueno de emprender es encontrarse con gente como vosotras que nos alegran el día y le ponen color a nuestra proezas. Este año me he perdido las jornadas por estar fuera, pero seguro estaré en la siguiente edición sea donde sea (he escuchado rumores… Madrid…)
    Un beso Lucía y gracias por darle chispa a lo mundano 🙂

  • 22 octubre 2014

    Te admiro. Porque sé en que muchas ocasiones has querido tirar la toalla, porque en realidad, seamos sinceras, a veces no mola nada estar rodeadas de pañales y facturas. Pero tú lo dices, no escondes la realidad. No muestras sólo tu lado de éxito, también el del cansancio se nota. Y eso es lo que más me gusta. En eso me gustaría que se convirtiese mi Renata Enamorada, en una lucha porque la vida sea una fiesta, independientemente del éxito y todo lo malo e independientemente de lo que esta sociedad nos diste que sólo me da dos opciones: irme fuera o emprender. La primera ya la he probado, ahora voy a por la segunda. Gracias!

  • Anónimo
    23 octubre 2014

    Me encanta leerte Lucía,y me encanta tu trabajo!
    Yo estoy empezando mi pequeña aventura, me siento agotada, pero quiero seguir intentándo que mi proyecto salga adelante!
    Te leo y me inspiras y, aunque no lo sepas, me das pequeños empujoncitos para seguir! Gracias!

    Un beso y sigue flipando, mucho!

  • Anónimo
    23 octubre 2014

    Totalmente de acuerdo…salvo por una cosa. Si escuchas el mensaje entero de Mónica de Oriol te darás cuenta de que ella lo que quiso decir que con la ley actual, al final lo que se consigue es que el empresario prefiera contratar hombres o mujeres en edad no fértil. Vamos, que quiso llamar la atención a los empresarios para decir que el tratamiento actual para mujeres trabajadoras que se quedan embarazadas no es el adecuado.

    Echale un vistazo por ti misma…son 3 minutos:
    http://circulodeempresarios.org/es/sala-de-prensa/noticias/juzga-por-ti-mism-escucha-mi-intervencion

  • María
    23 octubre 2014

    El día que decidí ser madre nadie te dice lo duro que será y encima "repetí", ahora tengo dos niños pequeños que son mi motor y mis alas pero el compaginar mi trabajo como autónoma con ellos, la casa, comida, yo sola (soy divorciada) muchos días no veo el final de la escalera pero ahí sigo, y Lucía te entiendo taaan bien…¡Ánimo a todas!, como dice un amigo, a por ellos que son pocos y cobardes.

  • 23 octubre 2014

    Qué placer poder contar contigo y tu desparpajo Lucía, no solo nos inspiraste si no que nos contagiamos de tu sentido del amor 😉 . Un abrazo y hasta la próxima!

  • 24 octubre 2014

    Es una vergüenza que en este país se siga viendo la maternidad cómo un problema en el ámbito laboral. Si eso no es marginación, qué lo es?? Deberíamos replantearnos las cosas desde otro prisma!
    Por cierto, no sé en cual de ellos estarías pero tengo unos Eric Vokel muy cerquita de casa, si lo sé me pongo en la puerta en plan fan a ver si te veo! ;-))

  • 24 octubre 2014

    Me encanta que la vida (Y leerte) sean una fiesta. Lo de Facebook, Google y estos que te congelan los ovulos para aprovechar tu vida útil para que luego cuando ya no puedas hacer nada según ellos allá por los 45 (ni tener familia) te den la patada en el mismisimo cucu…está entre la vergüenza absoluta y el futuro más horrible (de esos que salen en las pelis). No se, parece de mentira pero ¡¡señores, ha llegado la ciencia embrionaria al mercado empresarial!!. Las mujeres siempre somos un caso de exito por lo que se ve,

  • 28 octubre 2014

    Lucía: tú no me ves, pero ahora mismo estoy estampándole un besazo a la pantalla de mi ordenador, donde leo tu post. Después de leerte me han salido un par de alas y tengo las neuronas (pobrecitas!) revolucionadas: "emprende cada día"… Y pienso!… "Emprender" es un verbo "gigante", adimensional, extenso, infinito, pero claro, la clave era ir poquito a poco: "un paseo, una idea loca, una ilusión, una gran aventura…"
    … Claaaarooo: primero el 1, luego el 2… O primero el 3, luego el 8 y después el 1, no importa, pero NO todo a la vez, que es lo que asusta. Gracias Lucía: conviertes lo difícil en fácil y lo complejo en algo sencillo y accesible, quizá porque no luchas contra la vida, sino con ella, mano a mano y, así, te vas
    dejando llevar. Un abrazo! ;))

  • Pingback: Festivales de fin de curso | Lucia Be