Historia de un tatuaje

DSC039491
Audrey coge el metro cada día hacia Rue du Chevalier de Saint-Georges, en París. Allí trabaja como dependienta en Longchamp mientras acaba un master en Comercio Exterior. Pero esta semana tenía vacaciones, y en vez de pirarse a la Bretaña o Vietnam (que es lo que más mola en Francia), se cogió una mochila mostosa y se vino a España a ver al Papa. Plan que, no nos engañemos, ni es cool ni mola nada.
Y así fue como Audrey vino a parar a nuestra casa, con un mochilón lleno de cremas para su pelo encrespado, una botella de vino de Burdeos de 2005 para agradecer la estancia y una amiga, Sophie, que no hablaba mucho pero nos entendía.
Voy a ser sincera, a mí lo de la Jornada Mundial de la Juventud me traía al fresco. Una cosa es Dios, las creencias de cada uno, ir a misa… pero eso de juntarse un millón de personas en un secarral para vitorear al Papa no me atraía demasiado. Y entonces llegó Audrey. Con su risa de loca, su piel negraca y un tatuaje en la espalda que me cambió los esquemas.
“Yo no vengo a hacerle olas a Bendedicto XVI”, me dijo, “sino a escucharle, vengo a compartir mi Fe, creo que hoy más que nunca tenemos que estar juntos, ver lo que nos une para cambiar el mundo”.
Cambiar el mundo, compartir la Fe, escuchar, dialogar… Me gusta cuando la piel se convierte en un muro como el de facebook, donde poder escribir nuestras cosas. Un muro donde compartir, desde el respeto y la tolerancia, lo que le hace a cada uno único en la historia. 
«Haced cosas bellas pero, sobre todo, convertid vuestras vidas en lugares de belleza» Benedicto XVI.

14 comentarios

  • 18 agosto 2011

    Pues con este post me acabas de dar una sacudida mental de esas que me gusta a mi recibir de vez en cuando…

  • 18 agosto 2011

    Me alegro, Lole. Ya me contarás las conclusiones 😉

  • 18 agosto 2011

    Claro que si, no es cuestión de adorar a nadie (menos a una institución), es cuestión de compartir, de intercambiar sentimientos, pensamientos, experiencias que puedan mover el mundo hacia la solidaridad… te lo dice una que fue a colegio de monjas hasta los 18 y monitora en un centro juvenil salesiano 6 años, la misma que se escandalizó al ver tanta riqueza en los escasos metros cuadrados del Vaticano (no me entiendas mal, me encanta el arte y contemplarlo) mientras la gente muere de hambre y vive en la calle….

    Ale, qué a gusto me he quedado despúes de este comentario, jaja!

    Un besito!

  • 19 agosto 2011

    es un momento muy de contrastes y extremismos y desgraciadamente muchos (de un lado y d e otro) intentan sacar partido pero lo importante es que aun quede gente que guarde la esencia. un besazo y enhorabuena por la web aunque a mi me encanta tu blog!

    http://www.mavitrapos.com

  • 19 agosto 2011

    Elena, con gente como tú da gusto debatir 😉 Creo que hay más de lo que nos une que de lo que nos separa, y en cualquier caso, se trata de buscar puntos de unión. Creo que hoy más que nunca los necesitamos. Al final de todo, el fin último del hombre y la esencia del mensaje cristiano es el amor, no?

    Mavi, mil gracias!! yo también prefiero el blog, es más divertido y tiene más opciones para mostrar nuestra esencia!

    Besos

  • 19 agosto 2011

    Me ha gustado tu perspectiva Lucía, lo que necesita este mundo es tolerancia, amplitud de miras, ya tengas fe en Dios, en la vida, en las personas, en el futuro o en el universo, es una cuestión de humildad, de compartir y de respetar y ver a los demás como seres iguales porque en el momento en el que nos consideramos diferentes y mejores por no creer o creer, por ser de un color u otro, ser del norte o del sur o hablar un idioma x o y es cuando todo deja de tener sentido y se pierde la esperanza.
    Feliz fin de semana!

  • 19 agosto 2011

    Alicia, gracias 🙂 me has dejado sin palabras

  • 19 agosto 2011

    A mí no me parece que nadie que venga a Madrid vaya a adorar a nadie. Viene, efectivamente a compartir su Fe con El Papa y los demás jóvenes y a no sentirse solo -¡cuántas veces pasa!- en tu pequeño o gran pueblo. El mundo es muy grande y a veces lo reducimos tanto…

    Estoy de acuerdo con vosotras en que lo más importante es compartir y buscar los puntos de unión. Ya lo dijo El Papa ayer en su primer discurso en Barajas cuando se dirigió "a los jóvenes que han venido a encontrarse con Cristo o en búsqueda de la Verdad".

    ¿Acaso no todos ansiamos las mismas cosas Verdad, Belleza, Bien?

    A veces tienen que venir de Francia para recordárnoslo y escribir una entrada tan buena.

    Besos.

  • 19 agosto 2011

    De acuerdo con Elegancia, con Audrey y contigo.

  • 21 agosto 2011

    Eres única, Lucía, de verdad, con tan pocas palabras, me has llegado al alma!

  • 22 agosto 2011

    Tengo que decirte muchas cosas y no sé muy bien por donde empezar….así que lo más fácil¡¡vamos al principio!!!Te he descubierto gracias a la entrevista que te hacen en Telva y nada más ver tus tocados sabía que me ibas a gustar,pero después de leer la entrevista me he venido directa a tu blog para saber un poco más de ti porque me has "enganchado".
    Coincido con las cosas que escribes(yo estoy bastante harta de leer los mismos comentarios,ver las mismas fotos y contemplar horrorizada los "estilismos"de muchas blogueras!!!)Quiero leer y ver cosas diferentes y me gusta dar con gente creativa y llena de sensibilidad!!!!También coincido en que no me dedico directamente al diseño,sino que he estudiado Derecho,tengo tu edad y ahora preparo oposiciones y sin embargo siempre he hecho complemntos y camisetas para amigas,familia….hasta que me han animado a hacer el blog.Tiene más o menos un año y me gustaría que le echases un vistazo porque creo que te podría gustar lo que yo hago al igual que a mí me ha encantado lo que haces tú!!!!!
    Si te animas,me haría especial ilusión conocer tu opinión!!

  • Anónimo
    15 junio 2014

    Lucia, me gustaba tu estilo, tu creatividad, tu sentido del humor… Pero ahora que te leo y descubro que además pensamos tan parecido, me has terminado de conquistar!
    Historias del Metro