La boda de mi hermana

Mi hermana pequeña se casó esta Navidad. En la iglesia del pueblo, con su american boyfriend y en una boda de día con una luz preciosa, típica de la terreta.

Si me siguen en mi cuenta personal de Instagram, sabrán que casi me quedo sin ir. Nicolás, mi hijo pequeño, estaba en el hospital, y el día de antes nos dieron el alta. Cogí la fragoneta, metí a presión mi traje de terciopelo burgundy que me había comprado días antes y tres cajas enormes de tocados para todos, y allá que nos fuimos desde el norte en un viaje que recuerdo eterno.

Acabé a las tres de la madrugada poniéndome una mascarilla a ver si hacía un poco de efecto, sin peluquería ni nada, to the limit. Ya saben, mi vida.

Pero no fue mi día, sino el de mi hermana, así que le cedo la palabra que es la que más tiene que contar en este post:

«Nos casamos el 29 de diciembre. La familia de Rich es americana, y así podían venir aprovechando las vacaciones de Navidad. Además, nos habíamos prometido tres meses antes. Navidad parecía el momento perfecto para casarnos, y aunque a priori pareciera una locura, yo no quería enredarme en preparativos perfectos. Lo único que quería era casarme y hacerlo en Navidad, tan pronto, nos pareció la mejor idea del mundo.

Quizás no soy una novia al uso: no tengo ni idea de blogs ni pinterest ni movidas inspiracionales. Quería una boda bonita y un vestido con el que poder bailar.

Siempre me ha encantado leer y me hacía ilusión algo que tuviera cierto parecido con los personajes de Mujercitas u Orgullo y prejuicio, que tanto me gustaban de niña. Me fui dejando aconsejar y además probé y probé todo lo probable. A fuerza de muchas pruebas, mi madre y mis hermanas fueron sacando mi estilo.

Y digo que fueron ellas porque yo no tenía ni idea de trajes de novia y no sabía lo que buscaba. Solo sabía que había vestidos que me sacaban una sonrisa de oreja a oreja, que me daban ganas de bailar y otros que me dejaban mustia. Mis hermanas fueron capaces de poner nombre y apellido a cada detalle que me gustaba y que no me gustaba y al final sacamos un vestido precioso, cómodo, con un toque teatral, como a mí me gusta.

Lo hizo realidad la modista que nos ha vestido a todas las hermanas que nos hemos casado: una parte de arriba de guipur con dibujos de flores y una falda de seda con mucha caída y vuelo.

En el taller de Lucía me prepararon un ramo precioso de flores silvestres y con detalles en granate, que es un color que me encanta, y varios tocados.

La noche de antes de casarme estábamos todas probándonos coronas y tocados en la cocina y no lo tuve claro hasta esa misma mañana: al verme con el pelo suelto y las flores en la cabeza lo supe. Era mi corona.

«Lo que más recuerdo es que nada más acabar la misa, mi hermano Miguel vino a felicitarnos y estaba llorando. Bueno, las lágrimas no le caían pero estaba como en trance. Me quiso decir muchas cosas pero solo pudimos mirarnos y me dijo lo guapa que estaba. Y nos miramos hasta que ya me llamaron.

También recuerdo bailar con papá con mucha alegría, nostalgia y agradeciemiento, queriéndole mucho.

Cuando sospechaba que se acercaba el final, me fui donde mamá y estuvimos hablando a solas un buen rato. Lo alargué cuanto pude. Tenía la sensación de cerrar una etapa con ella y tenía un nudo en la garganta. Tenía también mucho agradecimiento y mucho (siento la cursilería) mucho amor hacia ella. Me había ayudado tanto, yo a veces tan burra y al final, todo había salido tan bien.

Recuerdo a Rich junto a mí y estar… en una nube. Feliz. Feliz de estar por fin JUNTOS. Tenía ganas de bailar y saltar de felicidad en todo momento. Yo miraba a mi alrededor y estaba flipada al ver tantas caras queridas ahí, sólo para celebrarnos y querernos. Recuerdo un agradecimiento y felicidad infinitas».

De todo, lo que más recuerdo es eso: agradecimiento y felicidad infinitas.


.Si tuviera que dar un consejo a futuras novias, sería let it go. No vale la pena enfadarse / agobiarse por la organización de la boda. Invitados que suben, que bajan, planes que no tenías previstos, timings que se retrasan / adelantan, abanicos olvidados… al final, todo sale y además lo hace aún más divertido.

Es cierto que no todo salió como yo lo tenía previsto. Yo tenía mi plan germánico. Y entre mamá, demás familia y olvidos varios, la boda resultó mil veces más especial y divertida. Y además, lo importante-importante sale adelante sí o sí: que Rich y yo nos casamos.

Fotógrafo: Fernando Moreno, de Salinas Agencia

Zapatos: Calzados Beguer

Pendientes: Argimiro Joyero

Ramo y corona: Lucía Be

(el ramo lo pueden encontrar aquí y la corona es esta)

Celebración: alquería del Pi, Valencia.

Pd. Hasta aquí lo importante, pero por si les interesa (que sé que luego me preguntarán) les cuento: cuadrar un look a prueba de barriga fofa post embarazo y acorde con la lactancia fue complicado hasta que di con la tecla del traje de chaqueta. Me obsesioné con buscar uno en terciopelo, y lo encontré en El Corte Inglés, de su propia línea, ¡¡¡¡y en color burgundy!!!!! me hice una pamela de fieltro a juego que pueden encontrar aquí y me puse los super pendientes Halley en dorado y extra de Burgundy.

Me hacía toda la gracia que los niños fueran vestidos de pastores (por aquello de la Navidad), pero mi hijo mayor (seis años) en un arranque de madurez inusual, dijo que aquello le parecía ridículo (sic). Así que les puse unos petos de pana de Mi Canesú, jerseys con capucha tipo duende de Miss Baby y zapatillas de lona, todo en los mismos tonos. Quería que fuesen guapos pero cómodos y sobre todo, poder reutilizar luego la ropa.

Creo que ha sido una de las fiestas más épicas que recuerdo, probablemente porque hacía demasiado que no iba a ninguna. Más bodas y más fiestas y más amor, eso es lo que salvará el mundo. Gracias hermana por contarlo bonito.

10 comentarios

  • Anna
    3 abril 2019

    Me encanta! Todo tan natural! Y un 10 por los niños con ropa reutilizable! Yo hice igual, fueron ideales de Omini con ropa que se han puesto un montón! 🙂

  • 3 abril 2019

    Las bodas más bonitas son las que se viven desde los preparativos con ilusión, alegría y tranquilidad. Ésas no fallan nunca por más que luego te des cuenta que te has olvidado de los detalles para los invitados o si ha llovido todo el día. Yo siempre les digo a las parejas que disfruten desde el primer momento porque el día de la boda pasa volando.
    Se nota que lo pasaron genial y que se divirtieron un montón. Gracias por compartirlo 😀
    (Una duda: ¿¿las hermanas Be son todas iguales??)

  • MAria
    3 abril 2019

    ¡Qué post tan especial!
    Me ha encantando . Yo me casé en Junio. Nos cayó el diluvio universal . No pude ir andando a la iglesia y vivo a 200 metros. No pude salir De la Iglesia en él descapotable que teníamos pensado y no pudimos celebrar el cóctel en el jardín . Pero como dice tu hermana , lo importante pasó … nos casamos !!! Que vivan la bodas !!!!!

  • Alquería del pi
    3 abril 2019

    Desde Alquería de Puerto solo nos queda desearos que seáis muy muy felices toda la familia. Fue un placer acompañaros en la preparativos y en ese día tan especial. Un abrazo de parte de todo el Equipo

  • Montse
    3 abril 2019

    Ay Lucia!
    Me encanta todo!! Y para ser un look de última hora ibas divina!
    Ojalá la vida te de una tregua,nadie se lo merece más que tú.
    Un abrazo.

  • Mónica LG
    3 abril 2019

    Hola. Me ha encantado el post. La corana de flores es preciosa. Saludos desde Asturias.

  • Celia
    3 abril 2019

    Por lo que voy conociéndoos lo de especial no es solo de Lucia si no de toda la familia!precioso post,gracias por compartir

  • Eva
    3 abril 2019

    …y yo aquí llorando como una boba…
    Precioso todo, todito ❤️

  • Lucía
    4 abril 2019

    Un post preciosisimo!! Me he emocionado y todo…será porque yo estoy a las puertas de mi gran día! Me ha encantado como lo cuentas ❤️

  • fITTY
    5 abril 2019

    Precioso todo,felicidades a tu hermana Lucia!

    Como lo cuentan lo hace más especial..❤️

    Hoy en Paraguay amaneció un día lluvioso, yo leyendo este post (y «EL PRIMER CHICO QUE ME SACÓ A BAILAR») que tenía pendiente hace días..
    Y no puedo evitar que me salgan las lágrimas! Quizás al imaginarme cómo será mi grán día.
    El querer guardar a todos los que amo y esos momentos únicos de tu boda, en un potecito..

    Más bodas y más fiestas y más amor ❤️

    PD. Lucia tus babys están hermosos!