LA LISTA QUE TIENES QUE TACHAR ESTE VERANO

Hoy les escribo esto porque estoy de reposo y mi idílico verano se ha ido al carajo por segundo año consecutivo. Déjà vu. Mismo bañador. Misma tripa. Pero un año después. Yo me imaginaba en nuestro #livinginthemountain , pero parece que la vida tiene otros planes, siempre tiene otros planes.

Y aquí estoy, con una barriga de casi 34 semanas, placenta descuajeringada, reposo prescrito y sudando la gota gorda frente al portátil. PLANÓN.

Dos visitas a urgencias en una semana. Placenta baja, o lo que es lo mismo, – quédate en casa ya de una puñetera vez y déjate de tanto trajín mamá – Así que desde aquí sentada he tenido que darle la vuelta a todo. Me toca exprimir el verano cuál limón, saborear cada mínima gota y disfrutar de lo amargo y lo dulce de la vida. Ya saben de lo que les hablo:

Si pudiera me bebería tres. Pero me conformo con una cerve sin y unos cacahuetes. Mientras relativizo, he diseñado las agendas de 2019 (MERAVELLA PURA, amiguis), dibujo y planifico el lunes con las mismas ganas que el fin de semana. Porque maifriens, este año ni piscina de plastiquete, que no me dejan ni bañarme.  Bañador del año pasado y cuando puedo me pongo en la terraza a tostarme al sol.

Y dan ganas de mandar al verano a tomar por saco. Pero va a ser que no, que a tomar por saco tanta tontería. Un verano pringuer sigue siendo verano. Y esto podría haber sido mucho, mucho peor. La vida me lo ha enseñado, a callar, conformarme y tener el poder de teletransportarme con un pai pai, un canotier, un vestido bonito o esa diadema que te colocas y Hello Isla Tropical.  Aunque la realidad tenga más de piscina hinchable y piña en almíbar.

He decidido hacer una lista de las mías, una lista de las que te hacen feliz, las que merece la pena cumplir. Como la del profesor ese escrita en comic sans que ha dado la vuelta al mundo. El caso es que no es la primera vez que lo hago porque aquel verano de 2015, escribí esto.

Pero los paxaritos que ahora son más mayores están flipando y no os voy a mentir, yo más. Me hacen ilusión estas cosas, colocarlo en la nevera, que cada vez tache uno, organizar planes en familia…  Pensar que un día, de estos meses de calorro, voy a hacer un planazo para mí. Se lo he dejado en la shop for FREE. Ya saben, click, descargar e imprimir. Por si se apuntan a este, #miveranopringuer.

Vivan un verano así o en las Bahamas, expriman al máximo los días. Allá donde estén espero que se lancen mucho en bomba, con lorzas y sin ellas, que lo pasen bien y que hagan mucho de eso que les hace felices. Mucho de lo que les gusta y les descansa. Que luzcan pelochos salvajes que se van domando con días de cloro y sal reconcentrados, lean en la toalla, vuelvan a hacer volteretas, que se arruguen sus dedos  y que pierdan miradas en el cielo buscando la Estrella Polar.

PINK SUMMER ATTITUDE!!!!

9 comentarios

  • Carla
    20 julio 2018

    Eres rebonica no, lo siguiente!! de verdad, que admiro tu optimismo (o al menos el intento de hacerlo) y ojalá algún día sea como tú en versión yo! 🙂

    Ánimo que el baby solo te quiere para tí y por eso te hace estarte quieta!! será celoso…

  • MARIA
    20 julio 2018

    Hola! Ay Lucía me he sentido tan comprendida con este post… Yo también tenía muchos planes este verano, de estas cosas que reservas con tiempo y te preparas y llega el momento y … una caída de la bici hace que tengas que parar y poner la pierna en alto no se sabe por cuánto tiempo…
    Así que si te sirve de algo yo también estoy teniendo mi verano pringuer… En un principio lo tomé fatal, pero ahora intento hacer todo lo que la pierna me permite. Unas cañas mientras escucho música en directo, estoy leyendo mucho, aprovecho más los ratitos con la gente, estoy escribiendo más etc…
    Así que mucho ánimo y cuídate mucho que es por una buena razón.
    Feliz verano a todo el equipo!

  • Laura
    20 julio 2018

    Hola Lucía!
    Ánimo que lo mejor lo tienes a punto de llegar! Yo trabajo todo el verano en un hotel de playa… playa que veo de lejos, me conformo con el salitre del ambiente que me deja pelufo y toda la arenita que traen mis adorables clientes 🙂
    Un abrazo

  • Estela
    20 julio 2018

    Recuerdo perfectamente aquella lista del 2015. Para mi fue un verano muy duro porque era el primero divorciada y sin niños.
    Leí tu lista y decidí tirarme a bomba en la piscina porque me pareció lo más fácil. Me reí como hacía muchísimo y olvidé todo, hasta recolocarme el bañador. Nunca te estaré lo bastante agradecida porque desde entonces siempre que tengo una mala temporada recuerdo esa lista y ese momento. Gracias.

  • Lorena
    20 julio 2018

    Ánimo Lucía! Aquí estoy yo con mi paxarito de 12 días y mi reciente operación para quitarme el útero después de 7 paxaritos! Y no, esto tampoco podrá conmigo! Los veranos pringuer tienen su encanto, sobretodo si es miel lo que pringa!
    Feliz summer!

  • ANa
    21 julio 2018

    34SG!!! Esto ya está hecho!! El cuerpo solo te pide un pelin más de paciencia!! A por ello!! Que con todo lo que has podido no vas a poder tú ahora con unos días de verano!!!
    A mi me animan las cosas fresquitas!! Y las sonrisas bonitas!! Mucho ánimo

  • 26 julio 2018

    ¡Lucía, eres la bomba!

    Ánimo que te queda nada y sigue el consejo de los médicos, descansa que te lo tienes bien merecido ( el último punto de la lista “cuídate, pero de verdad” sí o sí tienes que hacerlo ?)

    Mil gracias por la lista que me ha encantado -no tiene desperdicio- ( a ver si lo marco todo) ¡gracias!

  • Marta
    26 julio 2018

    Ya no queda nada!! Mucho ánimo y adoro esa lista!!
    Debería haber 21 cosas que hacer en invierno, primavera y otoño también!!
    Eres estupenda! Un besazo.

  • Mai
    27 julio 2018

    Genia! Rock on!