La verdad sobre mi Instagram (o lo que Instagram no enseña)

Captura-de-pantalla-2015-11-11-a-las-16.11.351
Todos lo hemos visto. La bloguera que reniega de su pasado
en las redes sociales y pregona a los cuatro vientos que quiere vivir una vida
honesta y real (click aquí para
ponerse en situación). La historia me suena: chica guapa, muy guapa, con esos
tipazos que le hacen a una renegar desde el sofá, casca fotos a diestro y
siniestro en su perfil de Instagram sobre lo perfecta que es su vida. Aquí miro
profundamente al infinito con mi vestido nuevo, aquí mano levantada sujetando
un batido verde de espinacas que se hace llamar smoothie, aquí tirando de
pierna depilada, calcetines y taza sobre el edredón… El imaginario colectivo de
estos últimos años es una sucesión de estas imágenes.
Me suena tanto la historia que hasta me siento un poco
prota. No por las piernas, que ya quisiera, sino por el trasfondo. Miro mi galería de Instagram y
me veo en esa foto con Paxarito en un parque. ¡Es tan idílica! Lo cierto es que
la repetimos unas treinta veces. El niño no hacía más que señalar mi “peca
asquerosa”, una verruga que tengo en la frente y que él tiene a bien calificar
así. Repite la foto, con esa barrigaca no salgo, venga otra vez… y así, entre
el arsenal de clicks, aparece una foto decente que por obra y gracia del filtro
Gingham hace que parezca una postal del mismísimo París. Pues no, estamos en mi
pueblo.
Otra de hace un par de días: le pido al amore que
inmortalice ese GRAN momento en el que me he arreglado. Llevaba como diez
días sin lavarme el pelo y la chica nueva no me reconoce. “Pues no eres tan fea
así con rimmel y eso”… me dice. Mientras, me llueven piropos por Instagram, y a
mi me mola. ¿Por qué no me hago fotos en mi día a día de trabajo, con pelufo y
jersey de bolas? Obvio: no me mola nada.
Más: el #reto7días7bragas. Yo enseñando las bragas que me
voy a poner ese día. Me las regaló una amiga cuando me casé y no las había
vuelto a sacar desde entonces. En realidad llevo esas bragolas color carne con
las que me siento en casa.
También encuentro alguna foto con los hashtags
#mividaPringui y #mividaPinterest muy reales: aquel moñaco horroroso que me
hice para una boda, las uñas pinterestianas que intentaron emular en la
peluquería del pueblo y que acabaron pareciendo huevos de codorniz en mis dedos,
aquella resaca a base del maxi york finas lonchas del mercadona… pero no puedo
evitar sentirme el timo más grande de la historia.

Me preocupa ese exhibicionismo de vidas perfectas y a la vez
me gusta contemplar fotos bonitas. 

Y me pregunto cómo caminar por la frontera
de bonito y lo real en su dosis justa. Cómo mezclar lo bello con la cara B,
sabiendo que detrás de cada foto hay una persona al margen de los likes, con
sus problemas, alegrías y ocho mil marrones.
Investigaré sobre el asunto con el hashtag #Nosoyunlike. Lo
que viene siendo que no hace falta tener ni un follower para ser bonica. Para
saberse bonica. 

Eso sí, seguiré deleitándoles con fotos preciosas, de esas
chicas Be que se pintan los labios, beben champán y hacen pis de orquídea (aunque
tengan montones de platos por fregar y se les haya ido el esmalte de las uñas).

59 comentarios

  • 13 noviembre 2015

    Es que aún no sabes que IG es mentira? Jajajaja
    Todas hacemos lo mismo, ponemos lo bonito, lo idílico aunque detrás esté todo desordenado y tirado.
    IG nos hace parece algo que no somos, pero de sueños también se vive jejeje

  • 13 noviembre 2015

    Fantástica reflexión!!! Me ha encantado el artículo 🙂

  • 13 noviembre 2015

    No puedo estar más de acuerdo ni sentirme más identificada! Mi pobre novio me quiere matar cada vez que me acerco móvil en mano y poniendo ojitos… "Me haces una foto?" sabe de sobra que una foto son como mínimo una decena de fotos!!

  • 13 noviembre 2015

    me ha encantado Lucia…que gran verdad!!!
    de todos modos…con pelufos seguro que estás igual de rebonita jeje

  • 13 noviembre 2015

    A mí me gusta ver cosas bonitas en mi IG, pero tampoco quiero que todo sea Pinterest o súper impostado. Me encanta el #nosoyunlike, yo además #nosoyblogger solo tengo un blog, ya tú sabes.

    P.D. Yo veo a Sarita (Sabaté) hacerse esos maravillos peinados, tan resultones, tan aparentemente fáciles… y cuando me pongo yo me apetece mandar las horquillas a Oklahoma.

  • 13 noviembre 2015

    Me encanta todo!!! qué bonica eres…y cuántas verdades escribes!

  • 13 noviembre 2015

    Me encanta Lucía. Lo has sabido contar como sólo tu sabes. Así es… El otro día escribimos nosotros un post hablando de lo mismo pero con mucha menos gracia de lo que lo cuentas tú. La verdad es que es así, que está muy bien buscar la creatividad y el lado "bonito" de las cosas, pero que no se nos puede ir la pinza con eso y creernos más fea o que tu empresa vale menos por no tener 200K seguidores dándole al like como posesos.

    Pues eso. Dicho queda. Nos vamos a pintar los labios de rojos y a tomarnos unas copichuelas por ahí que es viernes 😛

  • 13 noviembre 2015

    ja ja ja, tu instagram mola, pero porque tu eres bonica bonica de verdad

  • 13 noviembre 2015

    Lo que haces tú lo hacemos todas y no sabes cómo me alegra leer justo hoy esto…Aquí me ves a mi, llevo una semana tirada en el sofá en sudadera bolillona y unas mallas pasadísimas porque estoy convaleciente y apenas puedo moverme. Hoy me encuentro mejor y pienso salir a darme un paseo con mis labios bien repintados y por qué no, con mi sudadera de "bonica" porque bonicas somos todas y así lo has transmitido tú, con pelufos mañaneros, enfermas o vestidas de pibonazos.
    Sigue así, Lucía, retratando lo q la mayoría de nosotras sentimos!
    Besazos!

  • 13 noviembre 2015

    La vida es sueño y los sueños ,sueños son,para ver tristezas,caretos de susto por la mañana,problemas y mas problemas,donde esta la gracia,en ver esas fotos maravilosas y aparcar las penas por un rato,eso es fantastico,si no se ve asi,pones el telediario un ratito y despiertas de golpe a la cruda realidad,asi que viva lo bonico y bonica

  • 13 noviembre 2015

    Instagram son los padres, guapa! Y esconden los regalos en el altillo y detrás de los abrigos, y los envuelven a última hora tomándose un gintonic. Y ahí están las sorpresas, a veces no tan primorosas, a veces con el envoltorio arrugado, pero bonitas como tú… con foto menos chula o sin foto del todo. Como siempre, un placer leerte!

  • Anónimo
    13 noviembre 2015

    Lucia Benavente, eres valiente.
    Lucia Be es una empresa y es una artista.
    Como tú lo sabes, está todo bien!! Un abrazo

  • 13 noviembre 2015

    A todos nos gusta ver cosas bonitas, de ahí el sentido de pinterest. O eso es lo que me digo cuando me preguntan ¿qué encanto tiene eso? A mi me gustan las cosas bonicas, que tu muy bien defines sin querer queriendo. Bonicas del to.

  • 13 noviembre 2015

    Ay, darling, cuánta razón. Sin embargo, veo en instagram algo más. Algo que no sucede en otras redes. Algo que, al margen de las idílicas imágenes que la mayoría compartimos, tiene mucha fuerza. Y es que conseguimos conectar. Pero conectar de verdad. Con personas, no con cuentas.

    Que enseñemos las cosas bonitas es al fin y al cabo como si alguien viene a casa, pues que recoges y ordenas un poquito. El problema está en la obsesión numérica por más likes y más seguidores. O, aún peor, descuidar algo importante por estar pendiente de la red.

    No te sabría dar una solución real para encontrar el equilibrio. Diría que cada uno debería, a través de la experiencia, conseguir ese equilibrio.

    A mí lo que me gusta es haberte descubierto a ti. ¿Por qué? Porque, además de todas las boniteces que ya te dicen todos, dices muchas verdades compartidas que sólo tú te atreves a poner sobre la mesa. Y por el buenrollismo que genera leerte y, aunque podrías ir danzando cual diva por la red {que de divas, como las meigas, de haberlas haylas} sacas siempre tu lado más humano y cercano y, si algo te gusta, lo demuestras dando un like aunque la persona no tenga ni una décima parte de tus seguidores.

    Un besazo desde Deutschland*

  • 13 noviembre 2015

    Pis de orquídea. Me tienes conquistada.
    Yo creo que caminas bastante bien a lo largo de esa difícil línea entre lo fantástico y lo real. Aunque el 90% de tus fotos son repreciosas, sabes transmitir que detrás hay una persona de carne y hueso con pelufo, hasta arriba de trabajo, y que la vida no es esa foto de 10. ¿Como lo haces? Con los textos que escribes. Para mí el gran fraude en las fotos de ig, más que en las fotos en sí está en lo que se escribe: "Una deliciosa tarde en el campo entre frambuesas y trigo, he descansado tanto que me siento como cuando tenía 15 años, así que a por todas! A comerse el mundo de un bocado!".. Eso es el fraude. No hay campos de frambuesas y trigo, y nadie se siente como a los 15. Nunca. Un beso.

    • Anónimo
      13 noviembre 2015

      Jod** que bien explicado chica!!!

    • 13 noviembre 2015

      Estaba intentando encontrar las palabras para dejar mi comentario y las he encontrado en el tuyo. ¡Bien dicho!

    • 13 noviembre 2015

      me encanta esa reflexion porque es algo que yo tambien pensaba de esas fotos idilicas

  • estefania
    13 noviembre 2015

    Eres simplemente genial!!!! Me gusta lo auténtico, si señora!

  • 13 noviembre 2015

    Pues querida Lucia Be, no puedo estar más de acuerdo con tu reflexión. A mí me gusta ver cosas bonitas y la parte positiva de las cosas pero es importante encontrar ese equilibrio que nos permita no sentirnos un auténtico fake. A mí me pareces muy sincera y con este post más! Enhorabuena!

  • 13 noviembre 2015

    Me ha encantado, Lucía, y mucho más el hastag. Este juego de Instagram es así, nos gusta lo bonito y es lo que enseñamos, pero creo que ya todo el mundo sabe que tiene trampa, pero seguimos jugando, ¿verdad?
    Por cierto que con la foto de la que hablas del parque me di cuenta de quién eres ^_^
    Te sigo desde hace un año o más y me encanta tu proyecto. Y el otro día, gracias a esa foto me di cuenta de que ¡hemos estudiado en la uni juntas, en la misma clase! Mira que me había leído tu blog,sabía lo de tu apellido y había visto tus fotos y no te había asociado, jaja. Me alegro de todo lo que has conseguido trabajando y de que sea tan bonico e inspirador.

  • 13 noviembre 2015

    Maravillosa reflexión, y cuanta razón tiene The craftcake mamá. El delito está en esos hastags de mentiras infernales. Pero tu ya has encontrado el equilibrio!

  • 13 noviembre 2015

    Me ha gustado mucho el post!! Cuánta razón! A todas nos gusta ver y colgar cosas bonitas en las redes (yo aún soy muy novata y mi cuenta deja mucho q desear, jijiji). Aunq no es lo mismo una cuenta personal y otra de trabajo/empresa.
    De todas formas, se sabe cuando algo es auténtico, y tú lo eres ♡♡.
    Pisemos la realidad, q al final es lo q nos va a hacer felices o no, y no la pantalla.

  • 13 noviembre 2015

    Jajaja, los que piensen que todas las fotos de IG son del instante son muy ilusos, pero a todos nos gustan más las fotos bonitas (aunque tengan trampa y cartón) Pero si quieres jugar a #nosoyunlike va a ser divertido
    Un besote!
    Marialu

  • 13 noviembre 2015

    Totalmente de acuerdo! Por eso cada día me gusta más snapchat! Te recomiendo que la pruebes si no lo has hecho. Es una app un poco más real, menos postureo!! 🙂

  • 13 noviembre 2015

    Justo escribí de eso hace unas semanas en mi blog, pero eso si, no lo han leído en cuatro semanas tantas personas como en tus comentarios ni de coña, pero sabes que? Eso me digo yo: #nosoyunlike

    Por si en un ratico de sofá con calcetines por encima del fresco, te apetece ojearlo, tengo entendido que al Amore le gustó el blog, o eso me dijo 😉 http://barbaradetienda.es/la-vida-pinterest-y-yo/

  • Anónimo
    13 noviembre 2015

    Hola LucíaB,

    Me ha encantado tu reflexión del post ge hoy. Cualquier cuenta de IG puede convertise en un contínuo postureo y llegar derivar a una completa mentira como el famoso caso de Essena O'Neill. Y al mismo tiempo el deseo de ver cosas bonitas y vidas mucho más perfectas que las propias genera la búsqueda de fotos bucólicas, románticas, alegres e inspiradoras y también la necesidad de crear esos momentos, entornos y situaciones que emulen todo aquello que es "digno" de ser visto (y de recibir un like) en IG. A mí también me genera momentos de ambigüedad, sin saber si vale la pena hacer LA foto ideal y seguir el remolino de adicción que me genera IG o bien, pasar de una vez por todas de tantas tonterías y apagar el mbl de una vez! 😛

    Por cierto me encanta tu web y tus nuevos productos, la sudadera, el calendario y las agendas y un largo etcétera, felicidades por tu trabajo!

    Sofia desde Barcelona

  • 13 noviembre 2015

    Post de 10. Ahí si que no hay trampa ni cartón, tu con un boli en mano (o un teclado) nos tienes en el bote y ni una foto te hace falta!

    Besos

    Isabel

  • 13 noviembre 2015

    Yo no sigo ni a una de esas chicas estupendas que venden vidas estupendas. Yo no soy ellas, ni parece que vaya a llegar nunca (cada vez veo más lejos lo de ser millonaria en esta vida, y más lejos todavía tener la barriga plana…). Aunque sepa que hay trampa en esas fotos y que no tienen por qué reflejar su vida real, ver sus instagram me hace sentir triste. Yo sigo gente como tú, porque me gustan las cosas bonitas, aunque mi vida no sea perfecta. Me encanta cuando hablas de los dias de mierder, de los moñacos que no salen tal cual te lo cuentan en el tutorial de pinterest y de las resacas que no te dejan salir de la cama. Porque me identifico mucho más contigo que con la bundchen, qué quieres que te diga…

  • 13 noviembre 2015

    Me encantó tu reflexión. Hace unos días pensaba en lo mismo y por algún lado leí que Instagram es para mostrar la parte de tu vida que más te gusta. Bueno, no se si estoy tan de acuerdo con esto. Pero en definitiva cada uno puede subir la foto que quiera y esta en los otros creer como real o no lo que ahí se muestra.
    Y los que tenemos una vida simple y casas sencillas podemos encontrar lo bello en eso y, si queremos, mostrarlas encantadoras, como cuando esta por venir la suegra y no queremos que se note el terremoto que provocaron nuestros hijos 😀
    Otra cosa: ojalá tus productos llegaran hasta Argentina… Sería una gran clienta tuya .

  • 13 noviembre 2015

    Se agradece un mundo virtual bonico, pero sin obsesionarnos con él. Las casas no son museos de revista y las modelos no están siempre en la pasarela. Detrás de esos mundos perfectos está el de verdad. ¡Gracias Lucia Be!

  • lucía Zapico
    13 noviembre 2015

    Jajajaja tu IG mola! Pero sobre todo molas tu y la forma que tienes de contar las cosas. Me encanta leer a gente real, a gente que usa bragas de cuello vuelto para estar en casa (como yo).
    Las vidas idílicas no son graciosas, nunca generan historias que contar a tus nietos 😉

    Gracias por sacarme una sonrisa sea cual sea mi día, rebonica!

  • 13 noviembre 2015

    No puedo estar mas de acuerdo Lu!!! Lo de ver fotos bonitas esta bien pero la vida real también es bonita aunque no consigamos la foto perfecta! Aunque yo lo que peor llevo de IG son las cuentas que ni se molestan en sacar fotos bonitas o no, simplemente tiran de Pinterest y venga likes y followers… En fin!

    Feliz finde Bonica, hoy voy a seguir tus consejos a ponerme los morritos rojos y tomarme unas copichuelas de viernes, que falta me hacen! Muuuaaaaaaa

  • 13 noviembre 2015

    Hola Lucía! Entiendo perfectamente tu escrito y me ha encantado tu sinceridad. En las redes sociales uno muestra lo mejor de si mismo, nadie sigue a un amargado y aburrido, pero somos contradictorios y a la vez si vemos vidas tan "maravillosas" solemos sentir una pizca de envidia. Yo no soy de subir muchas fotos, mis amigos y allegados conocen como soy, y nunca he perdido mucho tiempo en "maquillar" mi vida en la red. Yo te sigo porque desde el principio me gustó como plasmabas en la red una mezcla de realidad y otra de optimismo, y eso es lo que se necesita, un poco de azúcar pero sin edulcorarse demasiado, la tierra sigue existiendo.

  • Anónimo
    13 noviembre 2015

    Muy bien explicado! 😉

  • 13 noviembre 2015

    Que rabia que se vaya el esmalte de uñas, yo me las pinto cuando se que en un par de días no voy a tener que fregar na, jajaja y al final termino fregoteando algo y al m….

  • 13 noviembre 2015

    ¡¡¡Eres la repanocha, y tienes una gracia que me haces tromcharme cada vez que te leo!!!

  • 13 noviembre 2015

    Genial como siempre!!!! Gracias por ser así

  • 13 noviembre 2015

    Me encantaaaaaa!!! Sé que la mayoría es mentira pero me niego a abandonar las galerías con fotos bonicas que nos alegran el día!!! Me ha encantado la idea del hashtag, podríamos ponerlo con una foto real nuestra ���� pero al final caemos en la tentación de elegir la mas mona!!!!������ eres estupenda, real y bonica!!!

  • 13 noviembre 2015

    Tienes razón, pero todas las fotos y todos los IG no son iguales. La protagonista fundamental de mi cuenta es mi hija a la que le hago una foto y ya sale así de guapa no ha maquillaje ni repeticiones, es preciosa siempre!!. A mi me encantan las fotos bonitas desde que tengo uso de razón y cámara de carrete hace ya mucho tiempo. Lo importante es que publiques una foto porque te gusta porque es bonita no porque tengas que vender una vida ideal, no hay que convencer a nadie de lo feliz que eres, simplemente hay que serlo.

  • 14 noviembre 2015

    Olé Lucía!!! Qué grande, valor del bueno (y no me refiero al chocolate). Hoy me convierto en tu fan incondicional. Un abrazo desde la distancia.

  • 14 noviembre 2015

    Pis de orquídea….jajajajajajajjajaja lo debería incluir la RAE
    Genial post, y genial tú! Queramos o no, somos todas muy bonicas, aunque tengamos días de brócolis…y mola subirlo a las redes, porque al igual que las penas, las alegrías y las boniteces, lo son más aún, si se comparten!

  • 16 noviembre 2015

    Yo, como siempre me he sentido un poco pringada, nunca he tenido envidia de esas vidas perfectas de instagram. ¿No tiene que ser agotador estar todo el día prefecta?, ¿A qué hora se levantan las Kardasian para maquillarse y llevar el pelo perfecto? eso en 20 minutos no lo consigues…. ¿Donde trabajan todas esas egobloggers que llevan 10 cms de tacón? Prefiero sentirme ciertos días estupenda y otros un poco pringui. Pringui pero feliz!! Un beso!!!

  • Nagore QImporta
    18 noviembre 2015

    Yo tambien creo cada vez un poco mas en las galerias de andar por casa, quizas cuidando el detalle, buscando inspiracion, que parezca brillante pero porque lo es, a mi tambien me ha pasado, repetir 20 veces una foto hasta que no se me note la papada, o ese pelin del flequillo, o esas piernas a medio doblar, colocar la cuchara del cafe hasta la saciedad en mi teteria preferida para marcarme la foto de rigor o incluso jugar con la espuma de la bañera para que tape queriendo lo que no quiero que se vea…la mundanidad como decia la gran belleza!!!!

    Lu puedes jartarte a escrobor porque lo haces fenomenal.

    Un bes, os quiero,

  • 24 noviembre 2015

    Pues que decir… que tienes mas razón que un santo! Y que hay que vivir mas y fotografiar menos! Muchas veces lo bonito esta en lo real, pero nos empeñamos en maquillarlo y es entonces cuando deja de ser real. Fotos bonitas? si, pero reales!

  • 30 noviembre 2015

    Muy bien explicado, Gracias por ser asi.

  • 17 diciembre 2015

    Gracias por esta entrada Lucía, de vez en cuando necesitamos recordar que la realidad es eso que nunca vemos en instagram �� ¡Un abrazo!

  • Laura
    4 enero 2016

    Real como la vida misma….de ninguna manera somos como nos mostramos en IG, pero ya no sólo en las imágenes, si no también en lo que contamos….mirémonos al ombligo a ver si, a parte de las dichas y desdichas, el resto de nuestra fantasía es real….Creo que muchas de la personas que seguimos, son personajes y no son la persona tal y como se dan a mostrar (y no hablo de maquillajes o peinados de peluquerías de pueblo.
    De todas maneras, tu foto preciosa con Paxarito…se me antoja que es el Paseo de la Vega (Toledo) que por el momento pueblo no es….le pese a quien le pese!!! jajaj

  • Luz
    29 enero 2016

    #nosoyunlike Eres divertidísima!

    yo también me hago moñacos yutuberos!

    #moñosyoutube