La vida pasa mientras tú miras el móvil

“Mamá, deja el muuuuuvil!!!”, me piden los niños cada vez que jugamos y yo me pongo a teclear con disimulo. Ellos quieren jugar a ambulancias, piratas asesinos, al capitán culo y zampar galletas. Yo buceo en Instagram buscando actualizaciones o me cago en la madre que parió al proveedor X por el último mail que acabo de recibir.

Intento seguir una terapia de desintoxicación pero no siempre cumplo. Y cuando apago, descubro que tengo el pelo sin lavar desde hace una semana, que al amore le ha crecido un tupé (esto es del todo verídico), que Paxarito le ha metido el dedo en el ojo a Celia y el atardecer es cada vez más bonito.

Este es un tema que me preocupa y de hecho le dedico un capítulo en mi libro:

¿Cuántos libros he dejado de leer por el tiempo que dedico a mirar la pantalla? ¿Cuántas conversaciones con el amore me he perdido por contestar whatsapps? ¿Cuántas cosas he dejado de mirar porque estaba ocupada en Instagram? ¿Cuánto tiempo he dejado pasar de largo?…

Y entonces me acuerdo de mi motorola enorme que le compré en COU al hermano de una amiga, que escribía mensajes en línea y tenía una antena que subía, muy moderna. Y me acuerdo de mi profesor de Sociología que se parecía sospechosamente a Doc y nos recitaba a T. S. Eliot. Y creo que hubiera sido mejor tener patines voladores y zapatillas como las que preconizaba “Regreso al futuro”, si total, luego se cuela el móvil por el water y se nos acaba el mundo.

Gracias Empantallados por hacerme recordar a mi yo de catorce años. Esa loca de gafas y braquets que aún no había descubierto los secretos de la queratina y se pasaba el día dibujando en clase. Les recomiendo fuerte que se metan aquí y vean el resto del vídeo y todos los recursos para padres (y no padres) en la era digital.

 

¿Dónde está la vida que hemos perdido en vivir?
¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que hemos perdido en información?

TS. Eliot

8 comentarios

  • 20 octubre 2017

    Ains por favor casi me meo de la risa con lo del móvil Motorola, es que yo mi primer móvil era igual, se abría a modo de concha y se le subía una antena jajaja tenía un polítono horrible !!! Me encantas!

  • Lucia
    20 octubre 2017

    Cuanta razón tienes Lucía, con lo bonito que era quedar con los amigos sin que nadie estuviera pendiente del mvl…Nos perdemos muchas cosas por estar delante de las pantallas. Todos deberíamos hacer terapia de desintoxicación más a menudo. Porque la vida es eso que pasa mientras nosotros miramos el móvil 😅💋

  • 20 octubre 2017

    ains! esas terapias de desintoxicacion… ya he perdido de cuenta el numero de intentos! este finde, otro intento mas, sigo el consejo de tu ilustracion 😉☺️😘

  • Batafrescawoman
    20 octubre 2017

    Yo le diría que deje la dieta ahora mismo.Que nunca volverá a estar así
    de flaca 😏
    Y que tiene toda la vida por delante y que va a ser bastante,bastante feliz.😚

  • 20 octubre 2017

    Verdad, verdad inmensa! Aaaay Lucía, que por la vida se nos va la vida.

    Hay que saber parar, y respirar; hay que saber mirar y atreverse a tocar. Hay que estar atentos: atentos a la luz, a los segundos, al otoño, al brote, a la hoja, al guiño, al beso, a la lágrima, al cielo, a la gota, al rocío, al abrazo, al trébol de cuatro “ojos” y a su suerte… a la nuca, a las manos, a la peca que marca el camino hacia el ombligo… Hay q estar atento a la bondad, al amor y a la belleza, y aferrarse a ello, y tooodo lo demás, que es lo de menos, puede esperar, evidentemente… Me gustan tantos estos regalos que nos haces: mil gracias “Luciabé” ♥

  • LIdia
    20 octubre 2017

    Cuánta razón tienes!!! Cuánto me da que pensar tu post… algo en lo que llevo pensando mucho tiempo y me preocupa últimamente… porque se nos escapa la vida mirando una pantalla y sin ver lo maravilloso que nos rodea!
    Gracias por tu manera de expresar con humor las cosas que (al menos a mi), nos preocupan. Eres una crack ;p

  • CLaudia Alimenti
    25 octubre 2017

    Estimada Lucia, un placer conocerte. Les escribí un correo por atención al cliente con mucho cariño para su consideración.

    ¡Saludos!

  • 30 octubre 2017

    Tienes toda la razón, Lucía! Demasiadas horas de móvil y poco tiempo para disfrutar de la vida. Incluso cuando salimos de fiesta, la cámara del móvil es un imprescindible. En casa, en la calle o en el trabajo, la pantalla siempre nos “intoxica”.

    Un post genial!