Ponle banda sonora a tu boda

Resulta complicado elegir un único momento entre todos los recuerdos que deja una boda. Incluso a nosotras, que solo las vemos a través de la lente de vuestros fotógrafos. Es tu día, y tienes a todas las personas que quieres en el mismo lugar, reunidas por ti, por vosotros. Eso le ocurrió a nuestros novios, cuyo objetivo era convertir su gran día en una auténtica fiesta, con mucha música, y así nos lo contaban:

Como vais a ver en las fotos que os mando, quise que mi boda fuera una fiesta con confeti en las invitaciones. Y de regalo para los invitados también. ¿Qué sentido tiene la vida de otra forma?

María es presentadora de televisión y Amalio un apasionado de la música. Ellos recuerdan ese día con mucha emoción: “Lo celebramos en una finca maravillosa, con un toque campestre que para mí era imprescindible. Tenía unas vistas mágicas de Toledo (que disfrutamos durante la ceremonia y el cóctel) y una casa con lago igual o más impresionante para las más de 6 horas que tuvimos de baile”. Pero si algo marcó el día de María y Amalio fue la banda sonora: él entró al son de «Here» de Pavement, y ella con el «Preludio de la Suite nº1» de Bach, ambas interpretadas por el grupo Toundra, amigos de los novios.

La ceremonia estuvo cargada de sorpresas, discursos que ni el Club de la Comedia y algún que otro momento que araña el corazón y te roba unas lagrimitas. Además, contaron con un invitado muy especial: su cuñado. “Es un héroe anónimo que, a pesar de estar enfermo con ELA, hizo el esfuerzo de salir a la palestra y llenarnos de positividad y fuerza. Nunca tendremos suficiente tiempo para darle las gracias”.

María llevaba por un vestido liso con capa y un recogido bajo con nuestras golondrinas, que tuvieron un significado muy especial. Después de la ceremonia, se quitó la capa y nos descubrió una impresionante espalda que bajaba hasta la cintura. Llegó entonces el momento de soltarse el pelo, pero sin dejar nuestras horquillas. Aviso: quedan pocas unidades en la web, y ya sabéis que las golondrinas vuelan alto.

Cuando nos escribió, María compartió algo muy especial con nosotras: «Mis abuelos eran amantes de los pájaros y la mejor manera de tenerles presentes en ese día fue llevando las Golondrinas de Lucía Be». Y es que a veces, un pequeño detalle es todo lo que hace falta, para conseguir el peinado perfecto o para llevar contigo a las personas que más necesitas que te acompañen. Incluso cuando parece que ya no podrán hacerlo.

Amalio, como buen crítico musical y realizador de radio, se encargó de preparar la música que les acompañó durante todo el día. ¿Qué es una verbena sin banda sonora? Entraron al banquete con «Chicago» de Sufjan Stevens dándolo todo y más. Por supuesto, uno de los momentos que recuerdan con más cariño fue del baile: “Yo coreografié y le enseñé a Amalio el baile nupcial. Empezamos con «I keep havin’ these dreams» de Micah P Hinson, que al minuto y medio mezclamos con «100k pasos» de Agorazein y los invitados comenzaron a unirse. Fue un momento mágico».

“Todo fue dentro de lo que cabe bastante original, imperfecto o no, ya daba igual porque tocaba disfrutar. A pesar de ser una boda muy numerosa, cada invitado se sintió como una parte importante de todo. Antes del gran día supervisamos con detalle cada cosa para que fuera muy nuestro, participativo y cercano. Pero una vez metidos en faena, ese día conseguimos dejarnos llevar y que todo saliera como tocara».

«Nuestro sino fue reírnos, despeinarnos, abrazarnos y disfrutar. Sin más.

Y eso hicimos. Todo el rato. Sin parar». 

Lugar: Cigarral de las Mercedes

Fotógrafos: The Creative Shot

Vídeo: Cinematempo Films

Vestido María: Sophie et voilà

Zapatos: Chanel

Maquillaje: Loulé

 

Y eso es lo importante: despeinarse, quemar la pista, dejar fuera los nervios, llenarte de ilusión y agotar baterías, pero no las del móvil, sino las tuyas. No olvides que todo esto empezó por lo que quedará cuando las luces se apaguen. Y entonces solo podréis seguir soñando.

¿Y tú? ¿Qué banda sonora le pondrás a tu gran día?