Principio de devengo

pablo1
No sé si este pueblo está haciendo mella en la profundidad de mi ser, pues volver ha sido como una cura de balneario. Echaba de menos el huerto, remolonear con paxarito en la cama, los aullidos del pesado de mi perro y hasta a los escarabajos que pululan por la terraza. Mi padre solía decirme que yo había nacido para ser princesa, y ahora me descubro con frecuencia hablando de “mi pueblo”, algo que no había pronunciado jamás. Me pregunto si mi alma cosmopolita está trashumando a pastos mejores.
Pablo dice que las fresas van por buen camino a pesar de las heladas. El que no resistió fue Pedro patata, que nos dejó poco antes de empezar la Navidad. Se rompió la cadera paseando por sus campos de trigo, y tras un mes en la cama cerró los ojos para siempre. Si con más de ochenta años no puedes ni salir a ver el campo, poco te queda… musita Pablo.
Me avisan de que la frutera tiene cajas de madera para mí, pero me da cierto recelo ir a buscarlas porque nunca le compro nada. Entre lo que que cojo del huerto y mis salidas furtivas a Mercadona tengo la nevera abastecida. Propósito de año nuevo: no comprar verduras en grandes superficies. Los tomates saben a recuerdo de tomate. Así puedo ir a recoger tantas cajas como quiera y usarlas como packaging de los sombreros.
Lo sé, prometí no fijarme muchos objetivos este año, pero empiezo mañana un curso de formación para poner un poco de pies a esta empresa loca. Tengo que hacer antes un preprograma y aquí ando viendo unos vídeos muy extraños sobre temas tan prolijos como “el principio de devengo”. Le pregunto a Pablo si sabe de qué le hablo. “Cuando tú vas, yo vengo”, y se ríe a carcajadas.
Me parece que no voy a encajar mucho en el cursillo éste… 

18 comentarios

  • 9 enero 2014

    jajajajaja uyyy eso a mi me suena a una asignatura de la carrera….que prefiero olvidar. Al final todo se reduce a ingresos-gastos= beneficios:-)
    Oye yo quiero una caja de esas pero cargada de tomates que cultiva Pablo 🙂 Los tomates del super no es que sepan a sucedáneo de tomate sino que son como de plástico. Lo de la frutera lo arreglas tu rápidamente, regálale un par de láminas super chulas de las que tu haces para la tienda y te dará miles de caja. Un beso guapetona!!!!

    Ana de wedsiting.com

  • 9 enero 2014

    Lucía Feliz Año!

    No suelo ser de las que comentan en los blogs, pero es que tienes una forma muy peculiar de relatar las cosas (que hasta me imagino recogiendo las fresas con el Sr. Pablo) jajaja

    Yo también he comenzado un curso, a ver si terminamos de encajar, aunque eso sí todo lo que se aprende en algún momento se usará para bien!
    Un saludo para ti y claro a Pablo también!
    Carolina

  • 9 enero 2014

    Ya nos irás contando más de ese curso 🙂

  • 9 enero 2014

    Qué genial eres, Lu Be. Me ha encantado esta entrada. En especial "los tomates saben a recuerdos de tomate" y la respuesta de tu chico, te hubiese dicho más o menos lo mismo yo jajaja.
    Un besote

  • 9 enero 2014

    Viviendo con un economista me suena eso del devengo, pero sí, hablar con Pablo parece mucho más divertido.

    Digamos que tus cajas son devengo de este mes, aunque tu las recojas el que viene o dentro de dos

  • 9 enero 2014

    Te parecera mentira…pero todos los dias habro tu blog en busca de tus historias son como un premio un besote guapa muack

  • 9 enero 2014

    Ay Lucía que veo que si, qué tu también vas a hacer ese curso! Y veo que estás como yo, intentando entender chino y "acajonadita" pensando en que voy a ser un bicho raro entre tanta contabilidad.
    Al final lo he cambiado al finde que viene, asi que no coincideremos, que penita! Hubieramos pasado unos buenos findes ;D

    Ya me contarás!!

    Besotes

  • 9 enero 2014

    La verdad que el cursillo suena aburrido, pero seguro que le sacas mucho partido y el esfuerzo merece la pena.
    Y tienes razón, como los tomates de huerto ningunos!que saborcito, que jugo, que olor y qué color!

  • 10 enero 2014

    Bufffff, yo estudié derecho sólo por no ver un número más en mi vida. Imagina mi cara de subnormala cuando descubrí aignaturas como economía y hacienda pública. Fascinante…
    Me gusta entender todos los aspectos de mi negocio, pero no necesito profundizar en ese jajaja la contabilidad me odia tanto como yo a ella, por lo que he decidido pagar a alguien con quien se entienda mejor. ÁNimo y besos!!

  • 14 enero 2014

    Yo me también me las veo estos días con el mismo percal… el principio de devengo parece ser el de nombre más gracioso, pero mi profe de finanzas se ha centrado en el de prudencia…¿será que nos ve poco previsores???

  • 19 marzo 2014

    Jajajaja, ¡Lucía, el otro día dando un paseo por el campo encontré entre lo que parecían ser los cascotes de una casa derruida que habían tirado en medio del monte una botella igualita que la que tienes en la foto! Ahora está decorando mi salón, pero flipo mucho.

  • Pingback: Algunas ideas sobre emprender | Lucia Be