subir al Everest con tacones

everestb1
Hace dos años me convertí en una cobarde. Fue nacer mi primer hijo y morir de miedo. Cada noche, desde entonces, entraba en su habitación no fuera a ser que se lo hubiera llevado alguien (un monstruo, un vecino, qué sé yo). Apagaba el telediario por miedo a ver tantas cosas feas que pasan en el mundo y ya ni siquiera entraba en Facebook con todos esos dramas virales que copan los muros y que la gente gusta tanto de compartir: la madre que murió tras dar a luz, ese padre con cáncer que escribe el último post de su vida, aquellos dos que se cayeron al vacío haciéndose un selfie…
Pero la vida no se puede controlar, y un día, una se encuentra con que Juan, recién cumplidos los ocho meses, tiene síntomas claros de tener leucemia. Punción medular, y desde entonces, casi tres semanas de pruebas y analíticas en nuestra suite de la planta baja, en la unidad de Oncología. ¿Miedo dice? Pues tome taza y media. Yo, que no sabía ni para qué servía la médula ósea, ahí me tienen empollándome el vademécum con sus leucocitos y plaquetas, y hablando con los médicos cual alumna aventajada de un capítulo de House.
Ayer, mientras dormitaba encima de mis gafas nuevas (descuajeringadas están, las pobres), entró la médico corriendo en la habitación y nos dio la mejor de las noticias: Juan tiene un síndrome raro parecido al cáncer, pero no es primario. Lo ha provocado un virus, y aunque el proceso será largo, se cura, ¡se cura! Aprieto la mano al amore y cuando nos quedamos solos agarro a Juan tan fuerte que me pega en la cabeza con su cabestrillo para que le deje en paz.
Hace dos años me convertí en una cobarde, tenía miedo a vivir. Porque qué quieren que les diga, la vida es así de perra. Todos nos vamos a morir y en el hospital la gente llora por las esquinas. Yo he llorado por las esquinas como una magdalena, y mientras por Instagram todo el mundo felicitaba el ánimo con que llevaba las cosas, la verdad de la vida es que estaba hecha un felpudo. La parte buena del asunto es que el felpudo de lejos da miedo, pero en propias carnes no es tan malo. Me explico:
– He pasado más tiempo con Juan que en los últimos tres meses. Estar sentada con él achuchado en mis brazos, sin nada más que hacer, ya hace que valga la pena. En realidad, no hay tanto trabajo ni es todo tan urgente.
– Me he vuelto a coger fuerte de la mano del amore como no lo hacía en mucho tiempo. Hemos llorado juntos pero nos hemos partido de la risa hablando de tontadas en nuestra suite. El sentido del humor es mágico y crece como de la nada en situaciones límite.
– La unidad de Oncología es preciosa, tiene sofás amarillos, juguetes por todas partes y los niños, en su dolor, son felices. María come tostadas con mermelada mientras ve la película “Barbie en Navidad”, Santi nos cuenta que de mayor quiere ser médico y Juan, de mala leche con los corticoides, se come un peluche.
– Con el mal trago, me he zampado cada caja de bombones que ha entrado en nuestra suite. Toblerones, caja roja, bolas de Lindt… las penas con chocolate son menos penas, pero creo que conviene ir introduciendo el salado en las visitas a los enfermos: jamón de Jabugo, lomo, croquetas… yo solo doy ideas.
– Bailar ayuda. Al menos a mi, que me venía abajo por cualquier minucia, si daba saltitos podía evitar romper a llorar de nuevo. Mientras esperábamos a que acabara la primera punción, estuve bailando el Coyote Dax en la sala de espera. “No rompas más mi pobre corazón” se ha convertido en la banda sonora de mi vida.
La vida duele, el amor duele, los hijos duelen un riñón… No hay láminas bonitas en Pinterest que nos lo avisen, pero es así. Y cuando se descubre, uno se da cuenta de que el dolor, a sorbos, no duele tanto. Que de todo lo malo, salen cosas buenas. Y que como dice Anne-Dauphine Julliand, paso a paso, podemos subir hasta el Everest en tacones.
Gracias a todos por estar ahí, por los mails, los comentarios, los whatsapps, los rezos, las velas, los bombones, los jamones, los cigarros de extraperlo, el Hola, Vogue y el Diez Minutos…  aún nos quedan días en nuestra suite pero con gente como ustedes, es todo mucho más fácil. Créanme, la vida es una verbena a pesar de la música que toquen. Hoy nos toca Juan y la orquesta desafina, pero es nuestra fiesta, él se ríe, y yo pienso seguir bailando.
Pd: este post que escribí hace un año está más presente que nunca.

131 comentarios

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Creo que cuando una está embarazada hay sobre información de partos, teta, crianza pero no esa sensación de pánico en el túnel que nos entra. Yo le he cogido miedo a todo: a conducir, a las escaleras, a que el ascensor se caiga, al tobogán…nadie te lo explica pero el ser humano es flipante, el instinto , esa cosa que no hace falta que ningún libro glose,se sobrepone a todo y saca fuerzas y genio cuando más falta hace. Mi hijo tiene casi 17 meses y cuado ha estado malito (en mayor o menor medida) no he bailado ni reido pero ha salido en mi una "frialdad" y una calma apta para estas situaciones que no sabia que tenía…mucho ánimo…te debo un post sobre mi boda en un velero de sept del año pasado , me casé con tus alpargatas!!!. Buen viento y besets al pequeño Juan!. Paula

  • 27 febrero 2015

    Un beso grande, Lucía, me dejas sin palabras. Mucha fuerza y soy de las que rezo, así que ya sabes! Besazo

  • 27 febrero 2015

    Jo, Lucía, muchísimo ánimo!! Un beso enorme para todos y a seguir luchando, que dentro de poco saldrá el sol y llegará la primavera 🙂

  • 27 febrero 2015

    Yo no soy de escribir por aqui, soy más de leer .
    Bueno, pues aquí estoy, con la batamanta, rodeada de pedidos por completar y con la lágrima colgando al leer tu post. Yo soy así, muy tu. A Sabina le dió un Pastora Soler y a mi me dan Lucias Be…, nos hacen coger miedo de todo y cuando realmente nos suceden cosas por las que pasar miedo de verdad, nos damos cuenta de lo idiotas que somos por preocuparnos por gilipolleces.
    Mucho ánimo. Todo irá bien. Besos gordos y curativos.

  • 27 febrero 2015

    Cómo escribes Lucía, da gusto leerte.
    Me imagino vuestro sufrimiento durante este tiempo, la incertidumbre, nervios y miedo… me gusta leerte, porque aunque estés muerta de miedo siempre sabes sacarle un lado bonito a todo y eso nos lo contagias y nos haces ver la vida con otros ojos.
    Yo estoy embarazada de mi segunda y estoy mucho más miedica que del primero, lo que tu dices… lees mil casos e historias, te cuentan lo que le pasó a la hija de fulanito y no puedes evitar morirte de miedo.
    El miedo por los hijos es mayor que cualquier otro en el mundo… no me da miedo sufrir yo, que me pase algo a mi, pero que le pase a mis hijos no lo puedo ni pensar sin que se me ponga el cuerpo del revés.
    Te mando animo en esta recuperación, canciones bonitas, risas y bailes… que pase lo antes posible!
    Biquiños!

  • 27 febrero 2015

    Un abrazo enorme. Me has emocionado como hacia tiempo. Pienso abrazar fuerte a mis niñas y cogerle la mano hasta estrujarlo a mi marido y por supuesto bailar. Bailar. Besos infinitos.

  • 27 febrero 2015

    Como me has llegado Lucía.
    Las personas no somos concientes de nuestra fuerza hasta que no nos queda otra que sacarla.
    Me alegro mucho de que tu nene esté mejor día tras día.
    un beso enorme

    Amparo

  • 27 febrero 2015

    Me alegro tanto Lucía, mucha fuerza para toda la familia. Espero que salgaís prontito.
    Miles de besos

  • 27 febrero 2015

    Sí que es verdad que nadie ni nada nos prepara para que les pase algo a nuestros hijos. Son, sin dudarlo, nuestros puntos débiles. Pero también son los que saben hacernos ser fuertes y aguantar el tirón, por ellos. Aunque luego, cuando llegue la calma, nos pongamos a llorar por las esquinas. Ánimo, ya se ha pasado lo peor. Ahora es solo cuestión de tiempo y de seguir bailando! Un abrazo!

  • Irene
    27 febrero 2015

    Madremia Lucía creo que nos has emocionado a todos! Me alegro mucho de que las cosas vayan a salir bien, y ojalá todo el mundo tuviera tu manera de sobrellevar el miedo, seríamos mucho más felices. Me quedo con "La vida es una verbena, a pesar de la música que toquen" (pronto saldrás en las fotos de twitter con frases famosas seguro! jajaja). Me ha encantado. Mucho ánimo para lo que queda, que lo peor ya ha pasado.

  • 27 febrero 2015

    Ay lucía!!! no suelo yo comentar, pero este post ha ido directo al corazón.. no te conozco personalmente pero no sabes lo inmensamente feliz que me ha hecho leerte hoy :)))) que alegrón por Dios!!! Grande Juan!!!!
    millones de besos

  • 27 febrero 2015

    Me alegro mucho que al final todo quede en un buen susto. No sabe una lo que duelen los niños hasta que se tienen. Así que hay que aprovechar a tope todo lo que se pueda con ellos.
    Animo y mucha energía!
    Besotes!

  • 27 febrero 2015

    Me has hecho soltar la lagrimilla pirata!
    Que bien has explicado los sentimientos que adquirimos al convertirnos en madres. Yo aún ahora no puedo ver ni leer un cantidad infinita de desgracias mundiales.
    Y sabes lo más frustrante de todo esto? Pues que 9 años después sigo igual de miedica baby!!!
    Besacos para Juan, con pasos de baile verbenero, por supuesto! Bailad.

  • Ingrid
    27 febrero 2015

    Lucía….mucha fuerza!!
    Yo acabo de salir del hospital de una sencilla operación que se complicó y casi no lo cuento. Cuando estas ahí dentro todo tiene otra magnitud pero aprendes a volver a valorar las pequeñas cosas. Los lazos se estrechan de nuevo, los abrazos retoman su importáncia y sobretodo te das cuenta de que la fuerza la has de poner tu. Soy madre y me ha costado infinitamente estar alejada de mis pequeños. Tener a tu niño en esa situación tiene que haber sido lo más duro que puedo llegar a imaginar pero por lejos que quede aún, llegará el día que veais juntos la fachada del hospital desde fuera. Y el sol brillará distinto, te lo aseguro. Saldreis sabiendo lo fuertes que sois en realidad y mucho más unidos de lo que hayais estado jamás. Un beso grande.

  • 27 febrero 2015

    Hola Lucía, no hay palabras que describan mejor los que sientes y sentimos las madres… dicen que el amor duele y cuando es por tus niños aún más… como bien dices la vida es una verbena, con su música de fiesta y otras más lentas, pero así hay que bailarla y vivirla. Os envío mucho ánimo y fuerza.
    María

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Que chute de valentia y buen rollo me has dado. Estoy en sala espera d un frio hospital, con mi bb de 20 dias en brazos mientras a mi madre le extirpan un tumor. Abran paso señores q necesito marcarme unos dancings!
    Tan solo puedo darte las gracias.

  • Carolina
    27 febrero 2015

    Madre mía que post! Yo aquí en un rincón de una cafetería me salió la lagrimita! No soy mamá pero con ganas de serlo pronto! Que fortaleza Lucía! Y claro que si a seguir bailando! Un besito para Juan! 🙂

  • 27 febrero 2015

    Pues ya tienes más motivo para bailar aún más. Juan se va a curar.

    un beso grande para los cuatro. Mua!

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Pero qué bonita eres Lucía… cuánta valentía, cuánto ejemplo de cómo se pueden sentir bien las cosas pese a todo, esa áurea mágica que tienes y lo inunda toda, nos obliga y nos empuja a los que te seguimos a ser mejores, por eso tus soles brillan más amarillos que nunca y con tanta luz.. Todo va a salir bien, ya lo verás.

  • Cintia
    27 febrero 2015

    Todavía me acuerdo cuando hace un año aprox te escribí un mail pidiendote una lámina bonita para mi futuro retoño que nacía en Mayo y me diste la buena noticia de que Juan también nacería por esas fechas. Por eso, a pajarito2 le tengo muy presente porque va a la par del mío. Buenas noticias dentro de la adversidad. Mucho ánimo que ya os queda menos! besos fuertes.

  • _gramaticaparda
    27 febrero 2015

    Lucía, yo te leo y te sigo en Instagram. Nunca escribo, ni nos conocemos, ni sé qué puede aportarte este comentario. Me escondo detrás de muchos "me gusta", nada más. Pero eres grande y me haces aprender cosas casi todas las semanas. En ocasiones, tan importantes como las que hoy cuentas. Qué suerte tienen Juan y los tuyos de tenerte cerca. No quería quedarme con las ganas de decírtelo, aunque pueda no aportarte nada. Y un beso, un abrazo y el mayor ánimo del mundo, con tanta fuerza como si sí nos conociéramos.

  • 27 febrero 2015

    Que pasada de post Lucia!! Eres de admirar, solo te deseo que tu baby se ponga bueno pronto y os podáis ir al pueblo los 4 🙂 solo de pensar lo que estas pasando, se me pone la carne gallina, que bueno que todo queda en un susto y que Juan se va a curar!!!
    Muchos besos

  • 27 febrero 2015

    Me alegro muchísimo de que "el gran" Juan esté mejor, que todo se quede un susto y que luche tanto contra ese maldito virus.
    ¿Hay vida antes de la muerte? Es una frase de Punset, él la leyó en un graffiti y me he acordado de ella con tu post. Pues sí, lo importante de la vida es vivirla. Y paso a paso, con determinación, trabajo y pasión, subiremos al Everest. Precisamente ese es el mensaje de la Fundación WOP donde trabajo. El monte tiene muchos valores en esa línea. Si te apetece saber un poquito más la web es http://www.walkonproject.org. La historia no va de unos padres coraje, pero hay un mensaje de fondo en la línea que te cuento. Y también mucho rock…
    En este vídeo cuentan cómo surgió todo el proyecto. De ahí, de una vida que parecía que se rompía…
    https://www.youtube.com/watch?v=-Xelhp1AFlI&feature=plcp

  • 27 febrero 2015

    Un post precioso Lucía! Yo tampoco estoy pasando buenos momentos, y me han servido para ver que poder, podemos con todo… solo necesitamos tiempo. Y me alegro mucho de que Jaun se vaya a poner bueno! Disfrútalo!

  • 27 febrero 2015

    Es un regalo leerte, aunque igual te de la risa, eres una gran inspiración. Por tu forma de afrontar la vida, en todos sus aspectos, también los más amargos. Yo también llevo unas semanas de suite y ahora también nos han llegado las buenas noticias, y ¿sabes qué? Creo que necesitamos toques de atención como estos para volver a poner todo lo importante en su sitio, que nos complicamos solos y desperdiciamos muchos momentos buenos por preocupaciones diarias que no son tan importantes.
    En fin, que alegro mucho por vosotros! ¡Y ánimo para la recuperación que queda!
    Bego

  • 27 febrero 2015

    Para mi tu blog es EL BLOG, con mayúsculas. De mayor quiero ser como tú. Y tener unos sombreros y alpargatas tan bonitas como las tuyas. Y unas golondrinas para regalarle a mi hermana cuando se case. Y una taza borracha para mis madrugones. Por esa, ma-to. Pero sobre todo, para transmitir tanta alegría y vida en cada cosa que haces, que escribes, que dices. Todos aquellos que no saben bailar al son de la música que les ha tocado deberían leerte 3 veces al día y aprender. Me rindo a tus pies, tú sí que sabes.

  • 27 febrero 2015

    Eres increíble Lucia B. Leyendo tu post, he soltado lagrimita, claro que sí, pero además me he reído y te he visualizado con unos Manolos preciosos subiendo, subiendo, subiendo…………
    Muchísimo ánimo!!!!!

  • 27 febrero 2015

    Hola Lucía! Nunca he comentado tu blog, creo, pero te leo religiosamente. Yo he pasado mucho tiempo en un hospital porque mi abuelo (con quien me crié y era como mi padre) siempre estaba enfermo. Por supuesto, no puedo ni imaginarme lo que tiene que ser vivir una experiencia similar con un hijo pero sé que el sentido del humor es lo mejor para superar estas cosas (bueno, todo). Yo llegué a crearme una rutina, me encantaba bajar a desayunar a la cafetería y contarle el menú del día a mi abuelo, cenar bocadillos de lomo y queso que, para una persona como yo que vive a dieta, eran todo un capricho sólo posible porque estaba en el hospital y allí está permitido saltarse la dieta, las pelis de vaqueros en el DVD portátil para que mi abuelo se distrajera, los paseos con cuidadito por la habitación… Al final de varias semanas, ya no parecía una situación extrema ni difícil, era nuestra vida de hospital. Y si estaban permitidos los bocadillos de lomo con queso y podía pasar horas charlando con mi abuelo… Pues no estaba tan mal. Ahora lo echo de menos. Así que tu sigue con tus bombones y tus bailoteos y ya verás como el miedo se pasa un poco.
    Besos,
    E.
    http://www.theslowpace.com

  • 27 febrero 2015

    Me alegro muchísimo de que todo haya quedado en un susto (un susto gordo). Mucha fuerza para todos!! En nada estaréis fuera de vuestra suite y de vuelta al campo 😉

  • Mónica
    27 febrero 2015

    ufff, gracias por toda la sinceridad, la cercanía en tus palabras y tu humor. Junto a los bailes, el humor es una de las mejores medicinas.

    Aún no soy madre, pero creo que el amor incondicional por los hijos lleva a quererles a morir y a sentir ese miedo-vértigo del que hablas. Sólo te conozco por los post, pero tu hijo tiene que sentirse orgulloso de la pedazo madre que tiene.

    Ánimo los últimos días por la suite y disfruta de la vida a partir de ahora. Seguro que ya nunca volverá a ser como antes. Lo bueno de estos avisos es que te hacen disfrutar el triple de todo y dividir entre infinito las cosas tontas del día a día.

    Un beso y un abrazo.

  • 27 febrero 2015

    Ya me dijo Yolanda de Olaimar la semana pasada. Estuvimos hablando de tí…no hay palabras que puedan ayudarte. Tal vez saber que hay mucha gente ahí, escuchándote y dispuesta a ayudar de alguna forma…igual eso te ayuda un poquito.
    Para lo que necesites! Y ya he visto yo en altas montañas tacones y demás…

  • 27 febrero 2015

    Espectacular! Yo tampoco había tenido nunca miedo hasta ser madre…me identifico totalmente. Mucha fuerza Lucía, sigue escalando, tú puedes con todas las montañas que se te crucen!!!!

  • 27 febrero 2015

    Hola! hace poquito que te seo y no sabía muy bien lo que pasaba, ahora al leerte te entiendo más, la verdad, felicidades por tener ese sentido del humor que tienes y tomarte las cosas así, es la clave de la vida! Muchos ánimos y espero que bien pronto puedas contarnos que todo esta bien, Juan recuperado y todos celebrando el acontecimiento en una buena verbena! 😉 Hasta pronto! besitos

  • 27 febrero 2015

    Justo hoy me he despertado pensando en donar medula y este post es una señal!! Tengo que hacerlo ya! 🙂
    Aunque Juan no la vaya a necesitar (cuanto me alegro!), hay muchos otros peques (y no tan peques) que la necesitan… Desde tu blog, con tantos seguidores, podrias animar a la gente a poner su granito de arena! 🙂

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    gracias a ti por tus lecciones en forma de post, ánimo que ese crio va a salir adelante y dentro de nada vais a estar los 4 rodeados de hortalizas y de Pablo en ese pueblo bonito empaquetando turbantes que cualquier día me animo, pierdo la vergüenza y te encargo uno. Me alegro por vosotros y siempre adelante.
    Elenadp.

  • 27 febrero 2015

    La vida duele, pero nos has demostrado que puede doler con alegría. Yo te imagino bailando en esa sala de espera y me parece que Juan tiene una madre valiente y extraordinaria y que tiene mucha, mucha suerte. Un beso enorme, que ese virus desaparezca lo antes posible, y por favor, tu sigue demostrándonos que se puede ser feliz de muchas maneras, da gusto leerte.

  • 27 febrero 2015

    Antes de nada, felicidades por el nuevo diagnóstico! Al final estas jodidas sorpresas de la vida nos hacen valorar lo importante y disfrutar de todos los momentos. Espero y deseo que la recuperación sea cortita y pronto podáis estar fuera de la suite de la planta baja. Ser muy muy felices!!!!!

  • 27 febrero 2015

    LLora y rabia, porque eso forma parte de todo esto, soy enfermera y lo hago a veces también cuando vienen niños malitos, no por ellos, que al final se montan su verbena si les das un globo de guante o un par de jeringuillas con las que van a pinchar a sus hermanos, pero esos padres muertos de miedo que te miran suplicantes duelen, y si hay que llorar porque es necesario y entre lagrimas a veces surge alguna risa… Sois unos valientes que no te quepa duda!! el bache ya esta casi pasado y aunque tardeis en volver a casa esto ya esta chupado!! Sigamos bailando al son de la música que no toque vivir!!! UN abrazo enorme para todos!!!

  • 27 febrero 2015

    Ayyy Lucía cómo no vamos a decir que eres una súper valiente!!! Eres una sonrisa cargada de toneladas de energía positiva!!! Cómo me alegro del notición!!! Sois unos súper papis!! Y gracias a tí por hacernos pisar la realidad, y pisarla bailando!
    Olé tú! olé Juanito! olé tus verbenas!!! De corazón ENHORABUENA!!!

  • 27 febrero 2015

    Ai Lucia, no sabía nada!

    Mucho ánimo, no puedo ni imaginar por lo que has pasado ni por lo que te queda por pasar pero, como dices ¡¡ tiene cura!! y eso es lo más importante de todo.

    Muchos besos!

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Eres una inspiración de superación, fuerza, energía y valor incalculable. No te conozco personalmente pero creo que eres una mujer fantástica.

  • Son veintisiete
    27 febrero 2015

    aaiinsss no tengo palabras!!! me alegro tanto!!!

  • 27 febrero 2015

    Me alegro muchisimo de que vaya mejor, será largo peor se cura, esa es la mejor de las noticias.
    Un abrazo y venga que ya queda menos

  • 27 febrero 2015

    Sin palabras Lucía… como siempre. Eres única para poner palabras a los sentimientos y lo que es más difícil todavía, para transmitirlos desde la pantalla. Te mando miles de abrazos de oso y toda la energía postiva del mundo aunque no la necestas porque con la tuya te basta y te sobra.

  • 27 febrero 2015

    Precioso. Me has dejado sin palabras.
    Es la primera vez que te escribo pero leyéndote he podido asomarme a tu miedo y da mucho…
    Miedo de que les pase algo a tus hijos… buffff… no imagino algo peor. Yo todavía todas las noches me acerco a su cama en silencio y les escucho respirar. ¡Qué tontería! ¿verdad?
    Gracias y te mando mucha fuerza.
    Un abrazo, Ana

  • 27 febrero 2015

    Eso es muy valiente. Os felicito mucho y me alegro que todo haya quedado en un susto que se cura.

    Bss Itziar

  • 27 febrero 2015

    Pues yo como las demás, sin palabras! Precioso post, y solo puedo decir Bieeen!! Un abrazo.

  • 27 febrero 2015

    Este post vale un riñón, un riñón de esos que daríamos por nuestros hijos si nos lo pidieran.
    Mi madre, cuando estaba embarazada, me dijo: "Hija, en cuanto nazca tu hija, olvidaté de saber lo que es estar tranquila" y que razón tenía… Me alegro mucho, mucho, que todo esté saliendo bien, y te envío mucha energía (de la buena, buenísima) para el último tirón, que en nada ya estáis en casita. Muaaaaa

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Precio post Lucía; me has emocionado y he sentido cada lloro, cada baile, cada apretón de manos con el amore…ánimo y mucha fuerza para seguir bailando.

  • Rachel
    27 febrero 2015

    Aquí una seguidora y lectora en la sombra, de las que nunca comentan, con un bebe de 6 meses. Intentando ponerme en tus carnes…y por mucha lágrima que acabo de soltar al leerte, no llego a imaginarme la angustia que habéis pasado (y lo que os queda).
    Os envío toda la energía positiva del mundo y estos días incluiré a Juan en mis oraciones!!
    Abrazos y fuerza!

  • 27 febrero 2015

    Baila, querida B baila, que hasta que te llegue la 'Z' con su último compás, te queda mucho… y a tus hijos también (según los médicos) y yo que me alegro.
    Un abrazo fuerte…

  • 27 febrero 2015

    Qué alegría tan grande Lucía! Dentro de la gravedad, y de los miedos y los lloros, por fin ves la luz, hay solución! Me alegro mucho, de verdad!!! como madre que soy, se me ha encogido el corazón leyéndote, pero de verdad, se te ve tan entera, tan positiva y con tanto humor siempre que no podría tener esta pequeña historia más que un final feliz!!

    Suerte y un abrazo enorme!!

    Mónica – MUYMÍOS –

  • 27 febrero 2015

    Genial! Simplemente genial! Demuestras que la valentía es seguir adelante a pesar del miedo, del miedo horrible y atroz. No eres una cobarde.

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Hola Lucía, no te conozco pero también a mi me encanta tu blog. Tu sentido del humor es increíble.
    Y está claro que el amor de unos padres por sus hijos puede con todas las adversidades. Y vosotros, por supuesto, también podréis. Un gran abrazo…y a bailar!!!

  • 27 febrero 2015

    Mira que yo no soy de escribir…. que siempre queda huella y soy muy vergonzosa…. pero la ocasión lo merece. Admiro tu capacidad de seguir escribiendo post y buscando lo positivo a las cosas. Así no hay opción a que nada salga mal. Es imposible. Así que mucho ánimo… que ahora sólo toca mejorar!!!! progresión ascendente!!!

  • 27 febrero 2015

    Se me ha encogido el corazón leyéndote, qué capacidad de transmitir emociones, miedos, sentimientos y esperanzas. La vida es una verbena llena de con-fiesteros como tu que dicen las cosas alto y claro, con mucho humor pero con mucha honestidad. Adelante! Que el virus pase, que esto pase y otras cosas buenas y no tantas lleguen y se puedan superar con amor, humor y los tacones puestos!

    un abrazo fuertísimo desde Francia

    Isabel

  • 27 febrero 2015

    Guauuu qué experiencia tan intensa Lucía! Me pongo en tus carnes y no me sale ni la voz. Ya sé que esto puede sonarte a vacío porque ni nos conocemos, pero hija, me alegro muchísimo de que todo salga bien! Un abrazote de la desconocida.

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Ánimo preciosa!!! Es verdad que de todas las experiencias se obtiene algo bueno, pero hay veces que el precio es muy alto. Que a partir de ahora tengais mucha suerte y seguro que va a salir todo bien.
    Un besote muy fuerte.

  • 27 febrero 2015

    Maravillosa reflexión, tan dura y tan divertida a la vez…tienes una capacidad innata de convertir, cuando escribes, las penas en alegrías, la vida nos enseña muchas veces a golpetazos que hay que sacar una sonrisa hasta en la situación más perra, que nada es tan importante como el tiempo y hay que aprovecharlo, la vida es dura nena y con hijos y gente que te importa, mucho más.

    La palabra "ánimo" se queda corta para describir lo que te deseo. Un millón de besos curativos y p'alante guapa que lo haces rematadamente bien 🙂

    Un abrazo.

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    Es alucinante este post, Lucía…
    Una cobarde más que te envía un abrazo inmenso.
    Shei

  • 27 febrero 2015

    Lucía,

    Mientras muchos se vendrían abajo, Juan ha conseguido en los momentos más duros sacar lo mejor de ti: tu gran sentido del humor y tus fuerzas para ir hacia adelante. Gracias por compartir estos momentos con nosotros.

    Muchos ánimos y un beso enorme desde Deutschland*, con achuchón especial para el pequeño héroe.

    Elisabet*

  • 27 febrero 2015

    Millones de besos y fuerza extra.
    Me alegro de que al final todo vaya a salir bien…

  • 27 febrero 2015

    Un abrazo muy, muy fuerte, Lucía. Para ti, para Juan y para toda la familia. Me alegro mucho de que, aunque sea con tiempo, Juan se puede curar. Y ánimo, es increíble cómo has sacado fuerzas de donde no las hay.

    Un abrazo!

  • 27 febrero 2015

    había visto las fotos en instagram pero no tenía ni idea de lo que estaba pasando; ahora lo sé pero no creo que me lo pueda imaginar… me alegro muchísimo de las buenas noticias. muchos, muchos ánimos y toda la fuerza del mundo. besos Lucía ***

  • 27 febrero 2015

    Lucia! Sabes que? He terminado llorando con tu post, que bien lo escribes y lo expresas. Me slegro muchísimo que Juan este mucho mejor y que se vaya a curar ese virus feo que tiene. Un abrazo enorme!

  • 27 febrero 2015

    Luciaaaaa !!!!! Ufffffff….menuda plorera…. Me identifico contigo…..
    Eres genial, no cambies, Juan va a estar muy orgulloso de tenerte como mamá.
    Q ganas de q se ponga ya bien al 100%.
    Mi plan para este finde:
    Hacer la siesta con mi peque, irnos a pasear y pedir chino para cenar.
    Mañana y el domingo….disfrutar de mi peque y de mi "amore"….valorando y exprimiendo cada segundo….gracias a ti.

    Un abrazo enorme a toda la familia!!!!! En especial a Juan 🙂

  • 27 febrero 2015

    Luciaaaaa !!!!! Ufffffff….menuda plorera…. Me identifico contigo…..
    Eres genial, no cambies, Juan va a estar muy orgulloso de tenerte como mamá.
    Q ganas de q se ponga ya bien al 100%.
    Mi plan para este finde:
    Hacer la siesta con mi peque, irnos a pasear y pedir chino para cenar.
    Mañana y el domingo….disfrutar de mi peque y de mi "amore"….valorando y exprimiendo cada segundo….gracias a ti.

    Un abrazo enorme a toda la familia!!!!! En especial a Juan 🙂

  • 27 febrero 2015

    No puedo más que mandarte palabras de ánimo y cariño. Estoy segura de que juntando todas las muestras de afecto que recibes de las personas que admiramos tu optimismo y tu fuerza, reuniréis el valor suficiente para enfrentaros a todo como lo habéis hecho estos días.
    Un abrazo infinito.
    María José

  • Elena González
    27 febrero 2015

    Te admiro, y no sabes cómo. No escribo nunca aunque siempre te leo. Y da gusto leerte, porque dices las cosas tan bonito que las penas son menos penas y las alegrías se multiplican por mil. Es cierto que el ser madre te produce miedos que nunca antes has sentido, pero también te da una fortaleza que nunca imaginaste, casi, casi son superpoderes. Me alegro que tu historia tenga final feliz y te mando muchos ánimos para que sigas bailando siempre. Un beso.

  • 27 febrero 2015

    Te mando muchas canciones felices para que tu y tu familia podáis bailar mucho! ¡Un achuchón enorme para el peque! Y otro para ti 😉

  • 27 febrero 2015

    Grande, muy grande Lucía, grande por enfrentarte a ese monstruo tan tremendo y sacar enseñanzas positivas. Después de mirarlo cara a cara la vida no vuelve a ser lo mismo, te lo digo por experiencia.
    Un beso para los cuatro

  • 27 febrero 2015

    Este comentario me va a quedar de lo más pastelón, pero allá va:

    Personas como tú es lo que necesita este mundo. Esas que no se rinden, ni se dejan vencer por su propio dolor y que bailan hasta en los funerales. Cada comentario que escribías en Instagram o Facebook me hacía admirarte un poco más, porque yo de mayor quiero ser como tú. Porque si en esta vida hay que tener iconos, son aquellas personas fuertes que siempre tiran para adelante.

    En serio, felicidades por ser así.

    Un beso enorme para todos.

  • 27 febrero 2015

    Lucía, sabé que a las que somos mamás nos llenas de energía para seguir con la sonrisa a pesar de todo.
    Aunque parezca medio loco, aprendo contigo a vivir la vida con más alegría.
    Desde aquí te mando toda la buena onda del mundo!

    Un beso y un abrazo.

  • olalla
    27 febrero 2015

    Mi más sincera enhorabuena, tengo un niño de casi 3 y he leído cada una de tus palabras con ansiedad, se me han llenado los ojos de lágrimas, madre valiente y fuerte, eres todo un ejemplo, gracias por compartirlo con nosotras.

  • 27 febrero 2015

    Lucía, felicidades! La vida duele un huevo, comérsela da ardor de alma pero sólo hay una!

    Muchos besos para todos y un achuchón muy especial al gran Juan.

  • 27 febrero 2015

    Grande Lucia!! Mucho ánimo, mucha fuerza. Somos muchos los que te leemos y a los que inspiras así o asá.
    Un beso para ese bebecito

  • 27 febrero 2015

    Lucía eres un amor y te mereces lo mejor.
    Fuerza y amor

  • 27 febrero 2015

    Querida Lucía, hace años tuve una hija en una suite como la vuestra…tampoco era cáncer. Eso es miedo !…. yo creo que los pequeños miedos del día a día nos preparan para el miedo de verdad, el que te parte en dos. Hay que subir todas las montañas como sea, y disfrutar cuando llegamos a los valles tranquilos. Con humor es mejor, si.

  • Anónimo
    27 febrero 2015

    ¡Cómo he llorado! Cuando olvidamos lo importante, la Vida se encarga de recordárnoslo y así, endereza nuestro Camino. También me has hecho sonreír…

  • 27 febrero 2015

    No tenía ni idea! Vivo un poco en mi mundo… No quiero imaginar lo que habréis pasado… Menos mal que las noticias son buenas! Muchísimos besos y muchísimo ánimo y un achuchón enorme para el pequeño… =)
    Pat.

  • 27 febrero 2015

    No puedo decirte cuánto entiendo ese miedo inicial, esa intolerancia al drama (sobre todo en la tele)… y cuánto me emociona leer algo así. Efectivamente es subir el Everest con tacones, pero por lo menos, con esta noticia, con la fuerza con la que hablas, y, qué carajo, con el amor, llevas pilas para subirlo y bajarlo dos veces. Un abrazo enorme para vosotros, valientes.

  • Mari Carmen
    27 febrero 2015

    Qué suerte tiene Juan de tener al lado alguien como tú. En mi caso he pasado por una situación semejante y qué verdad es que no sabes de dónde sacas las fuerzas y el sentido del humor pero es así. Espero que tu niño se recupere tan bien como el mío que está perfecto. Ánimo y enhorabuena

  • 27 febrero 2015

    Mis mejores deseos para ti y tu familia. Un placer leerte pese a las circunstancias. Irradias paz.
    Un beso enorme. Ánimo.

  • 28 febrero 2015

    Me he quedado sin palabras. Muchísimo ánimo y mucha fuerza, Lucía. Seguro que las cosas van a ir saliendo todas bien.
    Un beso gigante

  • 28 febrero 2015

    Me he quedado sin palabras. Muchísimo ánimo y mucha fuerza, Lucía. Seguro que las cosas van a ir saliendo todas bien.
    Un beso gigante

  • 28 febrero 2015

    No sabes como te entiendo, los miedos del embarazo, ese rechazo a ver las noticias cuando tenía a mi bebé recién nacido, y también el pánico, el abismo que se abre ante tí cuando te dicen que tu hijo está gravemente enfermo, un sufrimiento tan profundo que no se puede explicar, yo al final tuve que subir al Everest con tacones y decubrí como la mamá del vídeo que lo único que importa es el amor. Intentaré buscar el link del video para otras mamás que lo están pasando muy mal. Un beso muy fuerte.

  • 28 febrero 2015

    Uff Fucía, que fuerte eres…Hasta que uno no se ve en una situación de esas no sabemos como vamos a responder y, que duda cabe, que tu respuesta ha sido de diez. Eres un ejemplo a seguir. Te lo digo por experiencia en mi trabajo, hay personas que hacen de sus alegrías un drama, y otras que hacen alegres sus tragedias, siempre encuentran algo positivo.
    Enhorabuena porque al final las noticias son buenas y también por tu entrega. Tienes dos pares.
    Un abrazo apretao!!

  • 28 febrero 2015

    Lucía .
    La imagen de la mujer llegando a la cima es preciosa ,tiene un gesto de agradecimiento y satisfacción único,
    solo de aquellas que saben lo que han dejado atrás .
    Te diría ANIMO Lucía pero lo tienes a borbotones , FUERZAS preguntale a pajarito si la tienes.
    Te deseo lo mejor.
    María de los Angeles.

  • 28 febrero 2015

    Me has devuelto a la realidad con este post, Lucía. Cómo las tonterías y los "problemas" de nuestro día a día se nos pueden llegar a hacer exageradamente grandes, cuando tal vez lo exageradamente grande podría estar por venir…
    Muchísima fuerza y aquí estamos todos en tu verbena, esperando que la orquesta nos toque "Paquito el chocolatero" para bailar todos juntos!! 😉

  • isabel
    28 febrero 2015

    No me conoces, pero me alegro infinito de que todo pinte mejor, de corazón.

  • 28 febrero 2015

    Sin palabras. Ánimo Lucía!!! Seguro que poco a poco todo mejora. Un abrazo!!!!

  • 28 febrero 2015

    Hola Lucía. Yo te he conocido hace poquito a través de Instagram. Cuando empecé a ver las cositas tan bonitas que escribes y haces, pensé: "Qué tía más optimista. La admiro, Yo quiero ser así". Estoy en un momento muy difícil de mi vida. Llevo dos años y pico pésimos desde que me quedé sin trabajo y mi padre enfermó de cáncer de pulmón. Ahora acabo de perder a mi padre, hace poco menos de un mes. Tengo trabajo, aunque todavía muchos problemas…, y encima el dolor de no tener a mi padre. Una de las cosas que más siento es que no tengo hijos porque me casé hace tres años y todo empezó a ir mal al poco tiempo. Me hubiera gustado mucho que mi padre conociera a sus nietos, porque espero poder tenerlos algún día (me encantan los niños). Esto ya es imposible y eso me llena de tristeza. Cuando he leído el post, he empezado a llorar como una magdalena. Yo no sé si tu tienes a tus padres todavía contigo, pero si es así, ya puedes sentirte satisfecha de que hayan conocido a tu hijo. Me alegro enormemente de que todo vaya mejor y de que tenga solución. Y de verdad, admiro la forma que tienes de escribir, de sobreponerte y de mostrar que, como tú dices, la vida duele y hay que luchar día a día escalando el Everest, pero con nuestros tacones puestos… y con los labios rojos. Mucho ánimo. Un abrazo enorme.

  • 28 febrero 2015

    Os deseo tanto bueno… Ains que llorera tengo, familia sois grandes y todo mejorará, se os quiere <3 se os adora.

  • 28 febrero 2015

    Simplemente increíble…la vida duele, y tanto! Un buen consejo eso de tomarla a sorbitos. Vamos a por el siguiente baile. Enhorabuena por tener esa actitud tan brillante y porque esto, ya forme parte del pasado. Un abrazo.

  • 28 febrero 2015

    Vaya!!! Me he visto en tu miedo…. Yo también tengo miedo… Gracias por contarlo! Un beso y mucho ánimo. Besos también para tu Juan. Yo también tengo un Juanito…..

    Bego.

  • 1 marzo 2015

    Creo q tus palabras definen lo increíble q eres!! Y estos cientos de comentarios, lo que te quiere la gente Q eso digo yo que querrá decir algo o mucho no? Un peazo muac guapetona y ya ha pasado lo peor ya veras

  • Ana
    1 marzo 2015

    Por desgracia la mayoría de la gente, me incluyo, hasta que no tenemos a alguien cerca que le toca la asquerosa leucemia no tenemos la suficiente información como para abrir los ojos un día y decidir ser donante de médula, y es entonces cuando decidimos serlo y lo chillamos por todos los sitios que: Señores y señoras, haganse donantes, no cuesta nada y posiblemente puedan salvar vidas!!! Desgraciadamente hay pocas posibilidades de que podamos salvar alguna vida pero, y si lo hacemos?? Que gran satisfacción. Yo estoy deseando que me llamen para repartir vida.
    Me alegro de que Juan este perfecto, pero ya solo con el amor que recibe tiene una medicina curativa de por vida!!

  • 1 marzo 2015

    ¡Qué vértigo, Lucía! Y tanto que has subido al Everest, y un poquito más alto también. Pero eres una valiente y estás rodeada de amor. ¡Ánimo, preciosa, que ahora solo falta bajar!

    Muchos besotes

  • Anónimo
    1 marzo 2015

    hola lucia tu post me ha enternecido….un monton….yo estoy embaazada de nueve meses y a mi madre hace dos meses le han diagnosticado un linfoma…..lo estamos pasando muy mal…pero cuando.hay niños dr.por.medio se me.rompe.el.corazon….rezo todas las noches por mi.madre y ahora tambien por juan…stoy segura que.se va aponer bueno y de esta vais a salir todos mas fortalecidos

  • 1 marzo 2015

    Ole tú, ole el pequeño Juan y ole el amore. Es normal tener miedo, quien no lo tenga es mentira. Mucho ánimo, muchos besos y también muchos mimos a Paxarito que echará de menos a sus papis y su hermano. Te admiro por esa fortaleza, por ser tan sincera y por compartir con todos tu verbena

  • Anónimo
    2 marzo 2015

    Mucha fuerza! Es increible hoy necesitaba un post asi y te has cruzado en mi camino. Me alegro de haberme suscrito a tu newsletter y que se me colara en la carpeta de spam otra vez, para rescatarlo hoy y leerte! Muchisima fuerza! Muchos besos! Muchos abrazos! Mucho animo! Muchas caricias y sonrisas! Mucho amor!

  • 2 marzo 2015

    Me has hecho llorar. Soy madre. Todo queda dicho. Me alegro muchísimo de las buenas noticias. Un abrazo para los 2 y un beso para ese pequeñajo luchador. Cuidaros mucho. Ara

  • Anónimo
    2 marzo 2015

    Conozco tu blog desde hace muy poco tiempo, pero eso no significa que me sienta cerca de ti.
    Os mando todo el ánimo del mundo y un besazo enormeeeee a los dos.
    Me encanta tu filosofía de vida.

  • Anónimo
    2 marzo 2015

    Da gusto leerte Lucía. Y como de lo malo siempre sacas algo bueno. Me das fuerzas y mucho ánimo para afrontar con positivismo la vida (que mira que yo soy positiva, pero hay rachillas tontas q todas tenemos y tus post-istagram-dibus…etc ayudan y mucho!). Sigue así porque yo siempre he pensando que quien s toma la vida con alegria y positivismo, al final la vida le devuelve idem de lo mismo… Animo para afrontar lo que estais pasando y mucho abrazos y achuchones para Juan x campeón y para Paxarito (q seguro q no entenderá mucho de lo que pasa pero algo si). Bs de una q te lee de hace mucho!

  • 2 marzo 2015

    Hola Lucía, que post. Desde el correo he venido directamente aquí para dejarte mi mensaje de empuje. No sé por lo que estas pasando, solo uso la empatía para imaginarlo. No tengo hijos, pero no imagino el dolor que haz de haber sentido. También sé que aunque no sea madre he visto en la mía fuerza brutal en los momentos difíciles. Así como tu lo has hecho hasta ahora, te deseo lo mejor. Y a tu pequeño Juan mis mejores deseos en su recuperación.

    Un beso, ánimo:)

  • 2 marzo 2015

    Me has llegado a la patata, un abrazo y un besazo inmensísimo a los 3

  • 3 marzo 2015

    Madre mía Lucía… Me he quedado sin palabras pero a la vez me has transmitida tanta fuerza!!!! Muchos ánimos que lo peor ya ha pasado y sí, la vida es eso, una pelea continua y hay que disfrutar de cada día, aunque sea lunes, de cada instante… Un abrazo muy grande.

  • Pilar B
    4 marzo 2015

    Un poco tarde ya, porque te sigo por Instagram y sabía que Juan estaba malito, pero no había visto este post. Pues que decirte, que tengo una vela encendida con ánimo para tu chico y para ti y para el peque Juan y para su hermano que lo echará de menos. Te puedo contar resumida mi experiencia. Yo hace 25 años adopté un niño que tenía problemillas de salud (neumonias y problemas pulmonares) y pasamos un año de médico en médico de hospital en hospital hasta dar con un angel con barba y gafas que nos dio un diagnostico y a partir de ahí empezamos a tirar para arriba. Hoy mi "niño" es un mozo sano y feliz que está haciendo un Master y que, aunque tiene que cuidarse tiene mucha vida por delante. Un beso muy fuerte Lucía

  • 4 marzo 2015

    Hola Lucía llevo mucho tiempo siguiéndote y hoy me parece el día perfecto para escribirte por primera vez. Antes de nada espero que Juan este cuánto antes en el pueblo y vosotros felices con él. Te escribo para darte ánimos y las gracias, de hecho muchas gracias. Hace un tiempo pase más meses de los deseados en un hospital de terminales, y efectivamente en todo hay algo bueno incluso en experiencias que te sacan las entrañas por fuera del vestido. Para meter ruido en mi cabeza y sobrevivir leía en Internet y te encontré no sé muy bien como (como casi todo lo que me pasó en aquellos días). Con tu blog ocupé horas que eran urgentes de completar de contenido alegre, fresco, esperanzador, creativo y sobre todo me sacaste una sonrisa. Gracias de veras. No he podido comprar tus productos, aunque me encantan ellos y la filosofía que tienen detrás, espero que pueda ser pronto. También quería decirte que no te pongas muchas medallas de lo fuerte que eres, es imposible no serlo cuando un niño como Juan o como tanta gente enferma lleva sus problemas con tanta dignidad, fuerza y elegancia. No te pongas la medalla de la fuerza (venga vale si un poco jajja) pero si la de la creatividad en estos momentos, la resistencia y la constancia. Cuándo esto acabe tu vida habrá cambiado para siempre, y entenderás que la felicidad se mide en días pasados alejada de un hospital, pasarás por delante de ellos con tu coche y tendrás más motivos para disfrutar esa tarde en tu pueblo porque recordarás que hay gente que vive anclada ahí dentro. Sin más, espero no haberte aburrido ni haber hablado demasiado de mí. Solo desearos a ti y a los tuyos lo mejor.
    P.D: te compró algo en cuanto pueda, I promise!

  • 5 marzo 2015

    Nunca soy de comentar en los blogs que sigo, y el tu blog y tu Instagram ya hace un tiempo que lo hago, pero por vergüenza quizás soy más de observar en la sombrita…
    Todavía tengo la piel de gallina, y no solo la del brazo que te arromangas la manga y lo ves, la del cuerpo entero, escalofríos por la espalda y todo!!!
    Me identifico mucho con tu manera de ver el miedo desde la barrera, yo por suerte, todavía no lo he conocido de verdad, pero pienso que todo llegará…
    Ánimo!!, muchísimo! y del mejor! seguro que con las buenas noticias, bien pronto estáis recordando éste mal trago de la mejor de las maneras y bailando con más ganas todavía. Ojalá todos los comentarios te ayuden un poco a ello!
    Un achuchón bien fuerte para ti, el amore, para el campeón de Juan y también para Paxarito que seguro está un poco mosqui y echa de menos a su hermano.

  • 8 marzo 2015

    Hola, yo acabo de leer, pensé es algo que cuentas supuestamente, vuelvo a leer y efectivamente Juan esta malito,la vida con sus sombras y luces, pero el sol brillara mañana, espero que todo se vuelvan luces con vuestro amor que de eso se ve que os sobra, un abrazo para todos seguir muy unidos, la fe mueve montañas.
    Un beso

  • 8 marzo 2015

    Hola, yo acabo de leer, pensé es algo que cuentas supuestamente, vuelvo a leer y efectivamente Juan esta malito,la vida con sus sombras y luces, pero el sol brillara mañana, espero que todo se vuelvan luces con vuestro amor que de eso se ve que os sobra, un abrazo para todos seguir muy unidos, la fe mueve montañas.
    Un beso

  • Pili
    8 marzo 2015

    Sin palabras. Eres una crack, por cómo lo vives y por como lo expresas!!! Mucho animo y un besazo enorme!!!

  • 10 marzo 2015

    Que post más bonito, con la lagrimita me has dejado. He visto todas tus fotos en instagram y aun que no he comentado desde aquí pos mando un abrazo lleno de energía. Me alegro que todo vaya a mejor y me flipa como lo cuentas y lo fuerte que te ves en tus palabras!
    Besos!

  • 11 marzo 2015

    Voy un poco retrasada leyendo post… Lo siento… Pero sólo puedo decirte que Juan no sólo tiene suerte porque no es leucemia sino un virús (me suena al que tuvo el hijo de una amiga mía que está sano y feliz como una pera ya con siete años) si no, también por tener esos padres que saben ver el vaso medio lleno y subir al everest con tacones. En esos momentos, es donde se demuestra la calidad humana de la persona. ¡Enhorabuena y gracias por mostrarla! Si no te importa, lo comparto. Besos.

  • 13 marzo 2015

    Ánimo, preciosa. He seguido de refilón tus fotos e informes de situación fugaces en IG. Y me admira que, con todo, tengas energía para poner una palabra tras otra y hacerlo con ese desparpajo y savoi faire tan tuyos, que hasta contagias alegría a raudales. Besotes a toda la familia, en especial a Juan <3

  • Anónimo
    20 marzo 2015

    Tus post. siempre me hacen reír y llorar! No pueden gustar más!! Mucho ánimo

  • Anónimo
    19 abril 2015

    Os mando toda la fuerza del mundo, a vosotros, y a todos aquellos que estén en una situación parecida. Mucha energía positiva para que todo se os vuelva de cara lo antes posible. Os lo merecéis.

  • 13 mayo 2015

    Hola Lucía, ya te escribí en el último post y sé que Juan está mejor, ole! Desde que nació mi primer hijo yo también me he vuelto una cagada y una llorona de aúpa. Y ya cuando llegó el segundo bebote apaga y vámonos. No puedo ni quiero imaginar por lo que habéis pasado, nadie tan pequeñito debería vivir por algo así. Te diré que cuando estoy hecha polvo por temas de mi alrededor, me doy un paseo por Pinterest o Instagram, porque aunque la gente no viva en casas tan blancas ordenadas y limpias a mi me dan paz.
    Sigue bailando el Coyote que aunque hortera se pega y anima 🙂 bss, Marta

  • Lara
    21 marzo 2016

    Me alegro muchísimo de que Juan mejorara y de todo vuestro aprendizaje. Enhorabuena por esa actitud tan positiva, que se nos contagie a todos! Un abrazo

  • NORMA
    8 noviembre 2016

    Jo, te leo muchisimo pero este post no lo había leído… que penita me ha dado pero el final ha sido muy feliz y espero que Juan casi dos años más tarde siga hecho un campeón. Sé de lo que hablas porque mi sobrino tuvo cancer siendo un eneno (hace 10 años y hoy gracias a Dios está hecho un campeón también) y por eso me he sentido muy identificada con esas risas que de repente nacen y con esas charlas y con esas chocolatinas :-).
    Un beso fuerte!!!