Todas somos bonitas

luciabe_rebajas1
Hay gente que tiene don para vestirse y otros no tanto. Eso es así. Mi hermana Lola, por ejemplo, es de esas personas que hasta recién levantada con su camisón de hace mil años y sus leotardos del mercadillo, destila ese nosequé llámenlo charme, estilo, clase o elegancia innata. Yo me puedo poner lo mismo, pero no.
En casos como el mío, que no, lo suyo es pulir. Conocerse e ir aprendiendo a base de una trayectoria de ensayos en los que priman los errores y algún acierto glorioso. No es cosa de deleitarles a base de mis errores, son episodios que siguen ocasionándome cierta vergüencita. Y eso sin contar la época camisa de pana + vaquero con la que me estrené en el prolijo mundo de las discotecas. Lo reconozco, yo me pedía un blue tropic en la barra con mis mofletes cargados de purpurina de los chinos y mi camisa de Zara tres tallas más grandes (por entonces el concepto moda de Amancio estaba un poco difuso) y me sentía la mismísima reencarnación de Kelly en Salvados por la campana. Pero no.
De los errores se aprende es algo que he asimilado a fuego. Pero también se aprende de leer, de mirar, de entrenar… Nunca habré sido la más elegante, pero llevo comprando revistas de moda desde los 13 años. Y eso, queridos, es un master en estilismo que tiene que dar sus frutos. 
Si a eso le añaden tres años en una revista de moda entrevistando a diseñadores y viendo desfiles sin parar, amigas estilistas, presentaciones y fiestas, un montón de compras fallidas y otros tantos cambios de armario, creo que estoy en una posición privilegiada para darles un par de consejos, que para mí, son el comienzo del éxito.
 Compren poco, pero bien. Eso de ir a Primark y volver a casa cargada como una mula no ayudará a que vaya usted más guapa. Piensen lo que necesitan con cabeza e inviertan todo eso que iban a comprarse en una sola pieza (ya sea un bolso, unos buenos zapatos, un jersey…). Como me decía una vez la diseñadora Marta de Diego en su atelier de Valencia: “irás casi siempre igual vestida, pero la gente se acordará de ti”.
 El armario perfectamente ordenado. A mí me cuesta, y si no que se lo digan al amore. Pero la mejor inversión es un armario donde todo tenga su sitio y no deje lugar al “qué me pongo”. Yo añado un par de folios pegados en la puerta en los que tengo todos los looks dibujados. Son pocos, pero si falla la imaginación, no tengo más que mirar. Lo decía Gwineth Paltrow en un Vogue de hace varios años: “la mejor boutique es tu armario”. 
Disponible aquí
Les dije dos, y en dos me quedo. Pero si quieren explorar en la materia, un consejo: no dejen de visitar el blog de Andrea Amoretti. Me hice adicta en cuanto lo descubrí y a ella le “robé” esa pista de estilo que tanto me gusta: 
“déjate aconsejar por una mujer que te conozca 
y un hombre importante en tu vida”
Lo intento siempre, y para que no se me olvide, lo plasmé en una lámina que tengo colgada en mi dormitorio.
Disponible aquí
A ella le dedico este post porque hoy, al leerla, me he emocionado. Y porque además, ella siempre ha creído que todas somos “chicas bonitas” y no ceja en su empeño de recordárnoslo.
¡Sean felices, bonicos!

19 comentarios

  • 26 septiembre 2013

    Me encanta la sencillez con la que plasmas una realidad que yo siempre he sentido. Muchas gracias por tus consejos.

  • 26 septiembre 2013

    Este post nos hace el día a día más fácil
    ¡GRACIAS!

    Ana_
    canciones.desesperadas

  • 26 septiembre 2013

    Me ha encantado tu post, has dado en el clavo con tus dos consejos, ufff pero qué difícil es cumplir el segundo, tener todo a la vista para decidir rapidamente que ponerte y acertar, ahh y qué verdad eso de que hay personas que tienen una elegancia y estilo innatos, que aunque se pongan un saco irradian estilo, eso se tiene o no se tiene pero aleccionandonos podemos mejorar mucho y definir nuestro estilo, ni mejor ni peor, el nuestro, ese con el que nos sentimos cómodas, únicas y especiales.
    No conozco a Andrea Amoretti pero ahora mismo voy a conocerla.
    Besos.

  • 26 septiembre 2013

    Mira que me gusta leerte!! Unos buenísimos consejos…El quid está en encontrarnos el punto y el estilo, que hay chicas guapísimas que van como adefesios y otras bien normalitas que van monísimas…Y buscando ese punto me encuentro jajaja

    Un besito!
    Sofía
    http://www.bysophie2012.blogspot.com

  • 26 septiembre 2013

    Pero mira que eres bonita!!!! Que buenos consejos 🙂 Muchas gracias por este post que me emociona, por leerme y "entenderme". Ya sabes que la inspiración es mutua. Que viva el estilo y las #chicasbonitas 🙂

  • 26 septiembre 2013

    Este post me ha parecido muy útil además de ser una verdad como un templo. Yo ahora lo estoy aplicando poco a poco a mi armario.
    Muchas gracias por los consejos
    besos
    It's all in my mind

  • 26 septiembre 2013

    Es estilo puede tener mucho de innato, pero también tiene mucho de conocernos a nosotras mismas y aprender a hacer buenas compras.

  • 27 septiembre 2013

    Hola Lucía!

    No puedes tener más razón…estoy totalmente de acuerdo en que si queremos llevar lo que nos identifica, lo que nos queda bien y lo que sabemos llevar con elegancia, casi siempre iremos iguales, pero ese será nuestro estilo personal. Yo cada vez lo tengo más claro: a NADIE le queda bien todo.
    Lo de comprar menos, otro acierto, y también, importantísimo, atrevernos a deshacernos de esas prendas que no nos ponemos o que no nos quedan bien y que no hacen más que ocupar sitio en el armario.
    Te habrá pasado como a mi, durante el embarazo te das cuenta de que se puede sobrevivir con muy poca ropa!

    besos

  • Pingback: Planchar es cool | Lucia Be

  • Pingback: Madres bonitas | Lucia Be