Una boda bonita

boda_13_davidpilar_1007_co1
A veces, no hacen falta banderines ni pompones ni balas de paja. No hace falta salir en un blog ni un montón de rincones llenos de peonías. A veces no hace falta mucho más, porque con sólo dos basta. Pilar y David no necesitaban más.

Se casaron en Madrid hace poco más de un mes, y Pilar me pidió un accesorio bonito para llevar en el pelo. Después de hablar con ella y ver su vestido, lo tuvimos claro las dos: una tiara de semillas sobre el recogido para la ceremonia, y después, para bailar, lo mejor era soltarse la melena con una corona de flores.

Hace unos días me envió las fotos y tenía ganas de compartirlas. No sólo porque se la ve feliz y preciosa, sino por cómo me contaba los preparativos de su boda: “si fuera por él habríamos celebrado la boda al día siguiente de pedírmelo en un Rodilla”.

La idea del Rodilla no cuajó, pero sí tenían claro que no querían complicarse mucho la vida con los preparativos. “Hoy en día en el mundo de las bodas se te puede ir la cabeza fácilmente y puedes perder el norte de qué es lo realmente importante”, me contaba Pilar, “queríamos organizar una boda sencilla y cuidada pero sobria, sin complicarnos y sobre todo muy centrada en lo más importante para nosotros: la ceremonia”.

El resto, fue todo más o menos fácil… 

El vestido lo hice en Isabel Leguina. Me rechifló desde el primer instante y me sorpredió. Sé lo que no me gusta y lo que no quería pero no tenía claro qué era exactamente lo que quería: algo sencillo, cómodo y elegante. Algo clásico sin ser ñoño ni aburrido y romático a la vez. Ir muy yo, muy natural. El resultado fue para mi increíble. Me da una pena enorme no volver a ponérmelo. ¡Estoy por transformarlo en un vestido de noche de verdad!”

El peinado fue el único punto que me trajo un poco loca… Elegí Cheska un lugar al que voy para ocasiones muy especiales y siempre salgo encantada. Decidí un moño twisteado y de estilo romántico que inventamos entre Nati y yo y que luego remataron Cheska y María. Iba rematado con un tocadito monísimo de Lucía Be que diseñamos entre las dos.  ¡Muy divertido! Pero lo mejor fue que me peinaron de tal manera que iba muy cómoda y me podía quitar luego yo el moño para lucir mi corona rosas y paniculata de Lucía Be para el baile. Quería llevar corona de flores sí o sí y fue un acierto. ¡¡Me encantó!!”
“Otro de los grandes aciertos fue contar con Verderón. Realmente ha sido una suerte conocer a Macarena, una sus socias. Además de aconsejarme y ayudarme con un montón de cosas tuve la suerte y acierto enorme de encargarles mi ramo. Quería algo sencillo y discreto pero distinto. Que tuviera ese aire romántico de mi vestido y algo muy especial (porque tenía claro que luego se lo regalaría a mi hermana pequeña; Teresa). Le pusimos una pulsera mía que solía llevar con la Virgen del Pilar y quedó de lo más bonito. Fue un regalo de mis amigas por lo que todo tenía significado y eso me encanta para este día”.

Gracias Pilar por contar conmigo. 
Y ustedes… ¡sean felices!

12 comentarios

  • Almudena de B.
    22 julio 2013

    Me encantan los novios y la boda, ¡qué clase!

  • 22 julio 2013

    Menos mal! Todavía quedan bodas sin contagiar de "moderneces" y que tienen ese encanto que se echa de menos en las demasiado "preparadas".

  • 22 julio 2013

    Qué preciosidad de vestido y de boda, me encanta la idea de tener dos peinados diferentes y cómodos. Me lo apunto para la mía!! jajaja 🙂

    Un besote Lucía! 🙂

  • 23 julio 2013

    ¡Me encanta! Y el primer párrafo lo comparto totalmente. A veces se mos va la cabeza y nos volvemos locos organizando cuyalquier sarao! Yo la primera!

    Un beso!

  • 23 julio 2013

    Qué guapa iba ella.
    Y me gusta que fuese sencilla. Hace poco se ha casado mi prima y he alucinado con todo lo que se cuece detrás de las bodas, a veces parece hasta una mafia…

  • 23 julio 2013

    Qué detalle tan delicado. Me encanta cuando se suelta el pelo. Es como… que empiece la fiesta!!
    Bss
    Sara