Ya que se avecina San Valentín…

IMG_84171
Que sí. Que conocernos fue mejor que cualquier cosa. Pero a veces con ganas le estamparía una sartén en la cabeza al bueno del amore. Con todo mi amor, y con toda mi rabia también de paso. Porque soy una rabiosa. Lo saben mis hermanas que me lo repiten cada vez que voy a verlas, pero el amore aún se pasma con mis peloteras. “Es que tú estás acostumbrada al jaleo, pero yo cuando te pones así no te conozco”, me dice. Porque claro, de novios es todo manso y bonito, pero cuando se comparte casa, gastos y ya si se mete de por medio un hijo… ¡la que se lía!
En el idioma blogger instagramero está de moda decir “muero de amor” al ver una cosa bonita. Dar al like y soltar un “muero de amor” es todo uno. Yo soy la primera que lo hace, pero la verdad de la vida es que cuando más muero de amor es cuando el amore se calza sus Vans negras con las caras de los Beatles serigrafiadas en fluorescente. Ahí muero, pero de verdad. Si Camilo Sesto levantara la cabeza…
Yo siempre he sido muy cardo, lo reconozco. Y él más bien tirando a película romántica. Así de primeras no nos dimos cuenta, pero fue cruzar la puerta de esta casa en este pueblo perdido y se destapó el pastel. Yo, que no había celebrado San Valentín en mi vida y el colega me aparece con unos pendientes en una caja roja. ¡La madre! Y ahora, ¿qué hacemos?
Son las “corrandes d’una parella estable” que canta Manel. La vida misma, vamos. Lo que nos pasa a todos. Que si yo siempre compro manchego pero ella es más de brie, que si yo soy fan de Astérix y ella tiene todos los Tintín, que si yo soy de bailar la conga y ella es de báilame un twist… y nos ha costado Dios y ayuda llegar hasta aquí (traducción por la menda de la canción de marras, que les recomiendo vivamente que escuchen -y si se tercia, bailen con su amore correspondiente-).
Cuesta llegar. Cuesta querer. Pero el amor es un viaje largo en carretera, con sus curvas, moteles, chutes de gasolina y paradas en la playa. Y como en cualquier periplo, hay que parar, poner música, bajar las ventanas… Por supuesto que conocernos fue mejor que cualquier cosa, pero esa lámina se tiene que hacer real cada día. Una cena, un “me callo aunque gritaría como una posesa”, una nota en el buzón… Como dice el amore, “mucho te quiero perrito, pero pan poquito”. Pues eso: contigo pan y cebolla, todos los días, y mejor que cualquier cosa.
¡Y disfruten del viaje!
click!
click!
click!
click!
click!
Este San Valentín sí que lo celebro, 
como una moñas y a mucha honra, ¡he dicho!

26 comentarios

  • 30 enero 2014

    Yo nunca lo celebro…Pero viendo esas láminas tan chulas dan ganas de celebrarlo! 😉
    Un saludo!
    Rut

  • 30 enero 2014

    Pues claro que sí, aunque seamos poco fans de San Valentín también está bien romper con todo y celebrarlo alguna vez 🙂

  • 31 enero 2014

    <3 Y que comais muchas perdices. ¡Cuánta razón Lucía! ¡Cómo gusta leerte!

  • 31 enero 2014

    Eres la monda, y sí, muero de amor con tus láminas. Quiero que me las regalen, que me las regalen!! Nunca celebré S.Valentín, soy más de St. Jordi, pero te encuentras con un amore que se pone romanticón y dices… ¡venga, me apunto! Total, con lo que me gusta celebrar las cosas!!

  • Elena
    31 enero 2014

    Ay Lucia , que gusto leerte.No se puede tener mas arte leñe

  • 31 enero 2014

    Nosotros nunca lo celebramos porque al día siguiente es mi cumple y además somos más de Sant Jordi, que es menos cursi.
    Esa canción de Manel me la pasó mi Mr. un día que discutimos por una chorrada tipo manchego vs brie y sí, como la vida misma.

  • 31 enero 2014

    Yo no lo celebro (y empiezo a creer que nadie en el mundo lo hace). Quiero felicitarte por tu entrada, poca gente habla de lo que de verdad es un matrimonio, por ahí parece que les va lloviendo polvo de hadas, y el matrimonio es algo muuuuuy complicado. A la primera famosa a la que oí hablar pestes fue a Gwyneth Paltrow (casada con MI Chris Martin)y me pareció que hablaba con una coherencia fantástica. Igual que tú. BESOS

  • 31 enero 2014

    Buena reflexion, esta bien saber que no soy un bicho raro que se altera por lo mas simple. Que dura es la convivencia!

  • 31 enero 2014

    ¡Qué verdad más gorda gordísisisisima!
    Cambiemos rabietas por achuchones ya mismo, he dicho! 🙂
    Feliz finde

  • 31 enero 2014

    Yo lo que celebró en san valentin es mi cumpleaños! Mi Amore y yo camino a Sevilla y leyendo tu blog…nos encanta leer tus entradas juntos!

  • Cris
    31 enero 2014

    Comparto al 100% tu reflexión! Lo que yo digo es que, hasta que no hay churumbles de por medio, una pareja no sabe lo que es discutir. En mi caso, el desgaste diario de trabajo+casa+compra+nene+marido consiguieron que me diera el bajón hasta las trancas este año pasado, epro 2014 va a molar y maridín y yo con él!!!
    Muy buen trabajo, señorita 🙂

  • Anónimo
    31 enero 2014

    Lucía, pa'variar, me encanta leerte.
    Que reflexión tan cierta sobre el matrimonio….
    Un besazo enorme, Susana Ogea

  • Amore
    31 enero 2014

    Hoy no me puedo resisitir , solo decirte que como al fin atices ese sartenazo te quedarás sin sartén , pues no hay nada mas duro que la cabeza de un enamorado.
    Yo seguiré tan campante con mis elegantes zapas.

    Eres la mejor!!!

  • 31 enero 2014

    Ay Lucía! La canción de Manel es la vida misma, la vida misma en pareja, se entiende.
    Yo no la puedo escuchar sin que se me salte una lágrima, me emociona.
    Yo soy "celebradora profesional", lo celebro todo porque opino que hay que celebrarlo todo, que la vida ya es lo suficientemente dura como para ir poniéndole peros.
    Hoy estamos y mañana a saber…

    Felicidades por tu post de hoy.
    Besets!

  • 1 febrero 2014

    Jajajajaja!!! Me ha encantado el comentario del amore!!!
    Un post precioso, si señor, que viva el amor!!
    PD. Foto en insta YA de las zapas de Miki!!
    Besos Lucía!

  • 3 febrero 2014

    Lucía, y aparte del muero de amor, qué me dices del "no me puede gustar más" ja,ja. Muero de ridículo!!!

  • 5 febrero 2014

    La verdad que yo tampoco he sido nunca de celebrar San Valentín. Es una celebración que siempre me ha sido ajena. Sin embargo, creo que tampoco está de más tener un detallito con esa persona que te aguanta más de lo que debería, y San Valentín puede ser una excusa como cualquier otra. Muchas de las mujeres que hemos optado por el trabajo por cuenta propia, que trabajamos en casa, tenemos un blog, creamos, vendemos, etc… tenemos al lado a personas con una paciencia infinita, que nos apoyan, nos animan y nos aguantan nuestros ataques de nervios. Así que creo que este San Valentín, o mañana mismo si queréis, se merecen un detallito especial. A veces nos acostumbramos y nos olvidamos de lo afortunados que somos, y por eso está bien que existan días que al menos, nos obliguen a pensar en ello.

  • 9 febrero 2014

    MIra que mr. bubbles y yo discutimos y peleamos, por eso reconciliarse es un momento dulce, a veces tenemos gustos diferentes y menos mal, sino la vida sería aburrida 🙂 Creo que San Valentín debe ser todos los días menos el 14 de febrero, mejor tener 364 días que sólo 1 para celebrar el amor!!!
    Ub beso grande 🙂

  • 10 febrero 2014

    Acertadísimo y perfectamente escrito. Déjate llevar y a celebrar!!!
    Un besito

  • 14 febrero 2014

    Desde ya tienes una seguidora mas, me acabas de conquistar citando a Manel

  • Pingback: Historias de San Valentín | Lucia Be