YOU LOOK AMAZING

Será que se acerca la Navidad, que estamos muy sensibles por aquí o que este se ha convertido en uno de nuestros momentos favoritos EVER en la tierra (ya será menos). La semana pasada lanzábamos colección y venía con una sorpresa muy especial: nuestra nueva sudadera Amazing.

Si algo nos gusta de nuestro trabajo es darle significado a lo que hacemos. Ir más allá. Cuando Harry le susurró a Meghan su ya mítico “You look Amazing”, lloramos al otro lado de la pantalla. Sí, lloramos. Lloré, lo confiesoooooo.

En ese momento, las flores, la Capilla de Saint George, la Reina, Ophra y hasta George Clooney desaparecieron: eran solo ellos dos, mirándose a los ojos y existiendo juntos. AINS, el azúcar.

¿Moñas? Vale. Pero este mundo está falto de palabras bonitas, y no seremos nosotras las que no disfrutemos de las que hay.

Ese Amazing que es un WOW, un me flipas, un te hago la ola. Ese Amazing que habla de admiración mutua, de Joie de Vivre pero together, de ganas de empezar, de fliparse y conseguirlo y sobre todo, de amor del bueno.

Los ojos, que nunca mienten, hablaban y hemos querido dedicarles este post a ellos: cuando le miraste por primera vez, cuando supiste que sí, cuando te miraba de reojo en aquel bar, cuando las pupilas se encontraron y… ELECTRIC.

Cuando llegas al altar (o a donde sea). Cuando no hace falta hablar porque tus ojos dicen “me muero del pánico, en serio” y los suyos “ye, calma, lo conseguiremos juntos”.

Scarface (1983)

Ese es nuestro momento favorito de las bodas: cuando ella aparece. Todos se giran. Y sucede. EMOCIONES. En mayúsculas y con neones. Los hay que sonríen tímidamente, los hay que lloran, los hay que flipan, los hay que se tapan la cara… pero siempre está ahí. Ese pequeño intercambio de sentimientos, que suele producirse con decenas de personas y muchos metros entre los dos, se vuelve íntimo y único. EL MOMENTAZO.

Hace unos meses, Victoria, una de nuestras novias Be, nos contaba que su marido y ella reservaron un momento previo a la ceremonia para poder verse ambos vestidos delante de sus familias. Ellos quisieron guardar ese momento, hacerlo sin distracciones y dándole aún más importancia.

Incluso por aquí cerca tenemos un marido que, contra todo pronóstico, se deshacía nada más ver llegar a Macarena, nuestra Chica Be. Esto, señoras y señores, son emociones:

Fotografías: Serafín Castillo

Todos tenemos en algún momento nuestro You look Amazing; ya sea en el altar, en la cocina recién levantados o después del día más megde.

Por eso, coge aire. Disfruta el camino. Y lo más importante: déjate sorprender. Uno nunca sabe por dónde le va a salir la sonrisa, ni lo que le espera al otro lado del pasillo.

6 comentarios

  • Harumy
    28 noviembre 2018

    ¿ puede ser más bonito este post? Me emocione y todo! En diciembre me caso y ya estoy sintiendo montón de emociones.

  • Anna
    28 noviembre 2018

    Menuda plorera tengo… omaigoddddd!!!!!!

    * Me dibujé el rabillo del ojo con un maquillaje que compré en India y que parece alquitrán y ahora llevo la cara como un mapache 😵

  • HELENA
    28 noviembre 2018

    Wow…. qué pasada! No tengo palabras 😍

  • 29 noviembre 2018

    Madre mía que jartà a llorar.
    Seguid haciendo esto chicas, sois lo más . No cambiéis nunca 😘😘😘

  • 29 noviembre 2018

    WWWOOOWWW! Qué pedazo de POST! De los que ´llegan al corazoncito, de los que te hacen vibrar pensando en tu “momento bodil” (futuro o pasado)

    Gracias por compartir tanto bueno!

  • Rosemarie
    30 noviembre 2018

    Oye tan temprano un viernes no es para hacernos llorar